Cayeron en Vera los autores de un violento y cuantioso golpe en Calchaquí

COMPARTIR

Dos sujetos fueron detenidos por la policía de Vera acusados de ser los autores de un millonario robo en Calchaquí.

El hecho tuvo lugar en la tarde, alrededor de las 17:30 de este miércoles en la zona céntrica de la ciudad.

Hasta ese lugar ubicado en calle Sargento Cabral, casi Bv. Belgrano, llegaron los dos malvivientes, y tras ingresar a la vivienda redujeron y ataron al matrimonio de Abel y Nelva Campo, un conocido empresario y su esposa farmacéutica.

La acción desplegada por ambos fue violenta, al punto que la dueña de casa resultó con un brazo fracturado y fue derivada a Reconquista para su atención.

Enseguida, se hicieronde un botín estimado,en principio, en más de 2 millones de pesos y se dieron a la fuga.

Pero Campo se pudo desligar de las ataduras y dio aviso telefónico a la policía. Los caracterizó como dos sujetos, uno de contextura robusta y el otro flaco, que se movilizaban en una camioneta de alta gama de color blanco. De inmediato, desde Calchaquí se dio aviso a la jefatura en Vera. Y desde ahí se montó un operativo liderado por el jefe de la Unidad Regional XIX, Julio Lucero, que rindió sus frutos.

En el control policial de la intersección de la rutas 11 y 98 se detuvo el andar de la camioneta Fiat Toro en que la circulaban los dos atracadores.

En la parte de abajo del asiento se halló un monto de aproximadamente 1,2 millón de pesos, en fajos. Asimismo, se logró hallar un arma de fuego de puño y tres celulares. Los dos fueron identificados y detenidos. Se trata de un joven de la ciudad de Vera y otro de Avellaneda. El verense sería hijo de un empleado judicial de Tribunales.

Por el momento, los investigadores buscan más pistas sobre el golpe. Se cree, en principio, que pudo haber un cómplice en Calchaquí, lo que se llama un “entregador” que haya marcado a la pareja para ser robada.

Según pudo saber InfoVera, esa hipótesis surge del monto de dinero secuestrado a los presuntos autores del robo, que es menor a la denunciada como sustraída. Ergo, el resto, que sería más de 300 mil pesos habría ido a parar en forma de pago al tercero que “marcó” la casa a robar.