La UCR repudia el accionar del Ministro de Seguridad

COMPARTIR

Las conducciones partidarias de Avellaneda y Reconquista cargaron contra el Ministro de Seguridad. Lo acusaron de ordenar “impedir manifestaciones pacíficas y democráticas”.

Los comités de distrito de la UCR de Avellaneda y Reconquista salieron a cruzar con dureza al ministro de Seguridad de la provincia, Marcelo Sain, por la acción desplegada por secciones de la fuerza que comanda en ocasión del “banderazo” que tuvo lugar en horas de la tarde del 9 de Julio.

Al respecto, la Unión Cívica Radical de Avellaneda dijo “repudiar el accionar del Ministro de Seguridad de la Provincia de Santa Fe, el cual ordenó a las fuerzas de seguridad impedir que los ciudadanos de Reconquista y Avellaneda puedan manifestarse pacífica y democráticamente el 9 de Julio pasado”.

El órgano partidario de la ciudad epicentro de la movida en contra de la expropiación de la empresa Vicentin por parte del gobierno nacional calificó al gesto como “autoritario, antidemocrático y provocador” y advirtió que “es inadmisible”. “Es un componente esencial de toda democracia el derecho del pueblo a peticionar a las autoridades y expresarse en libertad”, sostuvo.

A su vez, y en contraste con lo actuado por las autoridades, el radicalismo de Avellaneda felicitó a los ciudadanos del norte santafesino por las “manifestaciones pacíficas llevadas adelante con respeto y tolerancia; siendo un mensaje claro y contundente por parte de la comunidad a los autoritarios que pretenden silenciarla por la fuerza y el miedo”.

Más críticas

Por su parte, el Comité de Distrito de la UCR Reconquista también repudió el accionar del gobierno de Santa Fe al “impedir que los ciudadanos reconquistenses se desplacen a la ciudad de Avellaneda, para sumarse a una concentración democrática donde se iban a expresar voluntades soberanas”.

En un comunicado titulado “¿Síntomas de Covid-19 o de autoritarismo?”, el partido señaló como “responsables de este flagrante gesto autoritario y antidemocrático al gobernador de la provincia de Santa Fe”, y al municipio de Reconquista.

“Las fuerzas de seguridad e inspectores de tránsito están al servicio de la República, de la Constitución y de la ciudadanía, por lo cual es inadmisible que la Policía del Acción Táctica de la ciudad de Rosario e inspectores municipales de Seguridad Vial lleguen a efectivizar un proceso de contralor ‘sanitario’ donde claramente no hay circulación del virus”, apuntó.

“Pacífica y organizada”

Para la UCR de la cabecera departamental el motivo “no fue otro que amedrentar, entorpecer la participación pacífica y organizada de gran parte del pueblo de Reconquista y Avellaneda, comunicados por un puente que nos unió como nunca antes”.

En el párrafo siguiente, las autoridades ucerreístas reflexionaron: “Las nociones de democracia y república en las sociedades contemporáneas están asociadas en el imaginario político a la idea de participación del pueblo como sujeto social, con derecho a manifestar su apoyo o disconformidad con los gobiernos de turno. La igualdad y la libertad son los ídolos de la democracia, si se quiebran conceptos o se trastoca la armonía de los mismos, no hay justicia, solo autoritarismo”.

Ya en el final, adelantaron que “nada nos pudo detener ni nos detendrá en el futuro cuando el sentido de justicia está militado con tantas convicciones y razones, tanta civilidad movilizada espontáneamente con la celeste y blanca empuñada. Gracias pueblo de Reconquista y Avellaneda ¡Fue un verdadero homenaje al Día de la Independencia!”.

“Fue tan simple como pasar caminando”

El presidente del Concejo Municipal de Avellaneda, Martín Ponticelli, también se refirió a los hechos del jueves pasado, cuando ante el vallado policial los manifestantes decidieron pasar caminando hasta unirse con la gente de Reconquista: “El Ministro de Seguridad dio la orden a la policía de provocar a la gente, buscando una respuesta agresiva. Los vecinos respondieron de la mejor manera, simplemente pasaron caminando, llevando su bandera argentina, no hubo policías ni vecinos lastimados. Solo queríamos expresarnos, en libertad. Una nueva enseñanza del pueblo al gobierno. ¡Fuerza Avellaneda!”.