Basta de inseguridad en el campo

COMPARTIR

Comunicado de Prensa Sociedad Rural de Rosario.

Preocupa al sector agropecuario el “agravado y sin número, en forma repetida,” de delitos rurales que vienen ocurriendo en el último tiempo: desde quema de alambrados, de lotes a cosechar y de reservas forrajeras; rotura de silo-bolsas, abigeato, muerte de animales y otros hechos violentos. Llama la atención que los mismos se han incrementado notoriamente y se dan en distintas localidades de la provincia y del país, al mismo tiempo, lo cual hace pensar que se trata de hechos intencionales y coordinados, provocando estos daños y sumiendo a la comunidad en un sentimiento de temor e inseguridad. El no poder esclarecer estos hechos y no llevar ante la justicia a quienes perpetran estos delitos, generan en las comunidades del interior productivo una sensación de desesperanza.

Silobolsa: Un almacenamiento temporario

Los silo-bolsas son un implemento agrícola para el acopio de granos en forma temporaria. Este elemento de contención permite llevar adelante en forma continua la cosecha de granos de soja, maíz, sorgo y girasol que se da en un mismo momento y durante un periodo muy corto. Cabe destacar, que, sin los granos acopiados, sería imposible realizar la logística de una cosecha de 100 millones de toneladas: es muy evidente que no alcanzarían los camiones, las plantas de acopio y los puertos para semejante caudal de granos.  Se recurre también al silo-bolsa, cuando hay caminos intransitables o bien anegados e inactividad en las plantas de terminales portuarias. Esto permite una entrega gradual a puerto, que redunda en un mejor desempeño de la producción, la industria y exportación de granos y, por ende, de ingreso de divisas a nuestro país.

Desde hace años el trabajo del agro y toda su cadena, es una de las fortalezas del país para proveerse de divisas. Vale la pena recordar que 2 de cada 3 dólares provienen de la agroindustria. Esta situación se acrecentó durante la pandemia y seguirá el mismo curso en la post-pandemia, ya que es indudable que el mundo requiere y requerirá de alimentos.

Es por ello que, desde la Sociedad Rural de Rosario, reclamamos y exigimos a las autoridades competentes, arbitren los medios y acciones pertinentes que lleven seguridad a todas nuestras comunidades y pueblos. El producir daños a unos, no mejoran las condiciones de todos los otros, necesitamos seguridad para poder producir y cumplir el rol que nos toca desempeñar en la sociedad a la que pertenecemos.

Solicitamos a las autoridades tanto provinciales como nacionales, el repudio más absoluto de los hechos acontecidos y se le otorgue a los mismos la gravedad que merecen.

Servimos a la patria, mejorando la producción.