A 210 años del 25 de Mayo de 1810

COMPARTIR
Algunas reflexiones de Mayo de 1810 de Amsafe Vera.

El 25 de mayo de 1810 es uno de esos “hechos bisagra”; es sin dudas un momento de génesis de lo que hoy llamamos la Argentina. Y por esta razón en cada conmemoración nos plantea analizar aquel punto de inicio, las rupturas y continuidades. Nos remonta a la historia de nuestro país, a nuestra identidad; es hablar de los que nos pasó como sociedad y patria.

La historia no es un simple recordatorio y una enumeración de los hechos, es un proceso dinámico, un continuo devenir que determina el presente y condiciona el porvenir. Esta fecha nos invita a reflexionar sobre el concepto de revolución, de nación, de pueblo, nos invita a pensarnos como sociedad, con nuestros triunfos y derrotas, nuestras glorias y miserias.

¿Qué representación tenemos del 25 de 1810? Sin dudas predomina un relato romántico, el pueblo quiere saber de qué se trata y el surgimiento del Primer gobierno Patrio.

Existen abundante bibliografía sobre los sucesos de mayo de 1810, pero poco se sabe de la postura americanista de Castelli, Belgrano, Moreno, Monteagudo sobre los pueblos originarios, es decir, aquella vinculada a la emancipación social. Éstos a diferencia de los Saavedristas, proponían un cambio profundo del orden social español, que se había sostenido por siglos sobre un rígido sistema estamental que condenaba a la exclusión social a esclavos, indígenas y mestizos, dejándolos fuera de cualquier participación política de la sociedad.

Monteagudo redacta por ejemplo la proclama de Chuquisaca de 1809, donde la reivindicación de la libertad para el indígena es fundamental, y junto a Castelli, en la campaña del Alto Perú, llevaron a cabo la Proclama de Tiahuanaco, que eliminaba toda forma de servidumbre y explotación de los indígenas.

Esta convicción emancipadora de los Morenitas de mayo encontró la férrea oposición de las minorías que usufructuaban los beneficios económicos y sociales del antiguo orden social absolutista colonial. Donde se encontraban los españoles, pero también los criollos poderosos de la época.

Hoy es una fecha que nos invita a reflexionar, no solo sobre ese pasado de 1810 caracterizado por dos maneras diferentes de construir una nación, sino también a repensar, a problematizar este presente que exige de nosotros/as una mirada latinoamericanista, soberana, solidaria, para seguir construyendo esa patria soñada.