Se abren los boxes para el 2021-2023

COMPARTIR

Por: Darío H. Schueri – Desde Santa Fe.

Con su habitual modo desafiante al presunto orden establecido, la diputada santafesina Amalia Granata twiteó que si el Congreso comienza a tratar la Ley de Aborto saldrá a la calle; un oportuno “test match” para su futura carrera política si los resultados fuesen los esperados, es decir un masivo acompañamiento.

Precisamente la insondable legisladora ProVida es motivo de cuanta conversación gire en torno de las candidaturas a senador o diputado nacional para el año que viene. Y no pocos quisieran tenerla en una boleta. Al mejor estilo “Lole” Reutemann, Granata hace lo que mejor sabe: usar el silencio intrigante.

Hoy día, en esta Provincia existen dos grandes electores: Omar Perotti y Miguel Lifschitz. Ambos con “birome” y poder político en la mano. Después tal vez provenga quien nos ocupamos anteriormente.

Uno de ellos, el Gobernador, está inhibido lógicamente para candidatearse. El Presidente de la Cámara de Diputados, no.

Omar Perotti ya definió quien será su candidato a Senador nacional, y no sólo para el 2021: Roberto Mirabella, su reemplazante hasta el año que viene en el Senado de la Nación. El que tenga aspiraciones, que lo desafíe en PASO. Carlos Reutemann consolidó su poder cuando en el año 1992 impuso como candidato a Senador Nacional al ignoto Jorge Massat sobre la voluntad presidencial del todopoderoso Carlos Menem, y su candidata Liliana Gurdulich de Correa.

Es probable que Omar Perotti el año que viene deba imitar a Reutemann si quiere consolidar el liderazgo – hoy discutido – dentro del peronismo.

Para la oposición, enfrentar a Mirabella sería competir contra la gestión “post pandemia” de Omar Perotti y Alberto Fernández. Perotti podría, llegado el caso, desanudar estratégicamente la compulsa a senadores y diputados nacionales de la provincial.

Para enfrentar al candidato de la gestión provincial se anotaron, por ahora, según reveló la semana pasada el Diario La Capital dos radicales: Felipe Michlig y Maximiliano Pullaro, este último de reciente recorrida por Departamentos del Norte para interiorizarse sobre la problemática de localidades políticamente afines, relacionada con el coronavirus.
Amén del “aspirante natural” Miguel Lifschitz. El vicepresidente nacional del PRO Federico Angelini también quiere terciar en las negociaciones.

Todos los mencionados apuntan el catalejo político hacia el 2023 y cavilan que una competencia “cuerpo a cuerpo” como la de Senador nacional sería una buena plataforma de lanzamiento, cualesquiera sea el resultado; menos para Miguel Lifschitz que debería enfrentar – por fin – en las urnas al mismísimo Omar Perotti.

La boleta sábana de Senadores llevará adosada la lista de diputados nacionales, terreno donde se librará la otra batalla: la del arrastre. O el corte. Esa categoría está más ligada al devenir nacional en torno de las mayorías parlamentarias en el Congreso, que a ser trampolín provincial.

Por lo pronto, el ex intendente de esta capital (y reciente Embajador en Uruguay) Mario Barletta comenzó a mostrarse en las tertulias políticas – suspendidas por la cuarentena – y armado político provincial pertrechándose para el 2021.