Mario Negri: “La Pandemia desnudó el Estado ineficiente que tenemos”

COMPARTIR

En el marco del ciclo de conferencias online que organiza Sembrar -el espacio de ideas que encabeza José Corral-, Mario Negri -presidente del interbloque de Juntos por el Cambio y del bloque de diputados radicales- señaló que “el Gobierno tiene la suerte de tenernos a nosotros de oposición”, pero alertó sobre el riesgo de que el Ejecutivo nacional “se enamore de la pandemia y de esta situación en la que las sociedades ceden libertades”.

Aseguró que el desafío es “pensar de manera simultánea cómo se sale de la cuarentena y cómo va a ser el futuro”. Y aseguró que “hay que repensar el Estado que necesitamos para este tiempo”, porque “la Pandemia desnudó el Estado que tenemos: bobo, ineficiente, sin capacidad de maniobra ni de articular, y con centralización de recursos”.

Invitado por Sembrar -la asociación civil que encabeza José Corral-, el diputado nacional Mario Negri expuso el viernes por la noche en el ciclo Seminarios web 2020, en una conferencia de la que participaron los legisladores nacionales Niky Cantard, Ximena García, Juan Martín y Gonzalo del Cerro, a la que asistieron que unos 300 invitados vía Zoom y que alcanzó a otras 20 mil personas en la transmisión vía Facebook.

En la presentación, José Corral recordó que Sembrar es un espacio de ideas para la provincia de Santa Fe y que surge de Juntos por el Cambio, pero con una vocación de convocatoria amplia. “Queremos ejercer el lugar de oposición en que nos puso la ciudadanía, controlando y aportando ideas, pero también construir opciones hacia el futuro, opciones de alternancia van a ser necesarias en 2021 y 2023”, apuntó el dirigente radical santafesino.

Entre otros, asistieron al encuentro vía Zoom la diputada nacional de la coalición cívica Lucila Lehmann; los intendentes Carlos Volpato (San Jerónimo Norte), Roberto Spontón (Malabrigo), Javier Meyer (Las Rosas), Guadalupe Lanatti (Totoras), y los presidentes comunales Marcelo Bocco (Presidente Roca), Omar Arce (María Susana), Beto Pallero (Monte Vera) y Matías Dichiaria (Chañar Ladeado). Además participaron los concejales Inés Larriera, Carlos Suárez y Carlos Pereira (Santa Fe), Javier Minetti (Granadero Baigorria), Florencia Gonzalez (Santo Tomé), Andrea Martínez (Esperanza), Alejandro Pertussatti (Armstrong), Hernán Ore (San Lorenzo), Mariela Albrecht (San Jerónimo Norte), Marita Ferrero (Sunchales), Manuel García Porta (San Justo) Gabriela Sibiglia (Firmat).

Y también estuvieron Lilita Stubrin, presidenta de la Fundación Alem de la UCR; Javier Aga, decano de la Facultad de Ciencias Jurídicas y Sociales de la UNL,y dirigentes de la Juventud Radical Nacional: Agustín Torres (Córdoba), Agostina Maza (Catamarca) y Valeria Pavón (Corrientes), entre otros.

Coronavirus, política y riesgos

El presidente del interbloque de Juntos por el Cambio y del bloque de diputados radicales señaló que el riesgo de esta situación es que “los gobiernos se enamoren de la concentración de poder que les cede la sociedad en nombre del bien común. Y tiene que quedar claro que el ciudadano cede libertades es para que la administren por una excepción, no para que se las queden. Y por eso hay que fortalecer las instituciones”.
Para Mario Negri, “la pandemia no justifica ni el estado de excepción ni la falta de control, porque eso termina en corrupción. Y no lo digo por el Parlamento que ha estado cerrado, sino también por el servicio de Justicia. Porque los gobiernos se enamoran del estado de excepción, y en este caso se enamoran de la Pandemia”.

En otro momento de la charla, el legislador radical de Juntos por el Cambio resumió que la Pandemia “desnudó el Estado que tenemos, más allá de quien gobierne. Un Estado sin capacidad de maniobra, sin capacidad de articular, sin capacidad de utilizar sus recursos humanos profesionales, y que acrecienta la centralización de los recursos”. Y reiteró que “esta crisis desnudó un Estado bobo, que no se lo reformó, ineficiente. Tenemos que repensar el Estado: qué Estado necesitamos para este tiempo, para esta realidad, y dónde ponemos las prioridades”.

También marcó que, pese a que se trata de una crisis global, “hay pocos países que sinteticen tanto el grado de vulnerabilidad que aumenta la incertidumbre como la Argentina, por la situación de crisis y de default que ya atravesaba”. Por eso, consideró que el radicalismo debe ser el partido que tenga la mayor capacidad de lectura global. Los populismos se encierran pensando que en la medida en que vos cerrés las puertas del país, te podés salvar de los males. Pero en un mundo global todo entra y todo sale”, planteó.
Mario Negri también señaló que “el Gobierno tiene la suerte de tenernos a nosotros de oposición, porque en términos de pandemia, no nos pueden recriminar absolutamente nada: hemos tenido una postura responsable, acompañando las medidas que se tomaron”.

La transición que se avecina de enfermedad y economía, exige de la razón en materia política, no solo de la pasión. Una lectura del mundo que se viene nos permitirá saber qué país vamos a transitar. Y hay que ver por dónde va a recuperarse la economía mundial. Y hay una certeza: lo único seguro es que el mundo va necesitar alimentos. Y ahí el rol de la Argentina -y de nuestra región- es central”. En ese punto hizo hincapié en la importancia de la economía del conocimiento para agregarle valor a nuestra producción de alimentos.

“Hay que pensar en simultáneo cómo se sale de la pandemia y cómo va a ser el futuro”, enfatizó Mario Negri: “Hay que abrir la cabeza y ver qué fortalezas tenemos, como la producción de alimentos, y el conocimiento para agregarle valor a eso”. Y en ese sentido apuntó que el rol del radicalismo debe ser el de “diseñar una propuesta racional y responsable, que apueste a la fortaleza de nuestra producción, de nuestra industria, del conocimiento, para generar una idea que no pierda la utopía de vincular los intereses de la inclusión social asociada al ascenso social”.

Remarcó además que el rol de la oposición debe ser el de ser “celosos guardianes de la institucionalidad, de la división de poderes, de la transparencia, del funcionamiento de la democracia, pero a su vez imaginativos en roles estructurales, como la inflación”.