“La Corte Suprema le sigue faltando el respeto a la ciudadanía y a la abogacía”

COMPARTIR

Documento crítico de los Colegios de Abogados de la provincia.

TODO SIGUE IGUAL

Los Colegios de Abogados de la provincia de Santa Fe nos vemos urgidos en reclamar
nuevamente, atento al notorio desinterés evidenciado por la Corte Suprema de Justicia,
en su última acta acuerdo del día martes 5 de mayo, respecto de la paulatina y necesaria
reactivación del servicio de justicia.

Desde el comienzo de la pandemia -con respeto de las exigencias sanitarias, cuidado de
personas, de protocolos, etc- venimos pugnando para lograr una creciente apertura de
las tramitaciones que permitan retomar las actividades destinadas a favorecer el acceso
efectivo y oportuno a la justicia.

En este contexto propiciamos una mesa de trabajo, sugerimos reuniones de todos los
operadores del sistema, propusimos medidas concretas de flexibilización gradual de la
actividad que evitara el desborde futuro del servicio.

Nunca tuvimos respuesta. Con asombro verificamos que la Corte Suprema de Justicia,
parecería que, en respuesta a algunas de nuestras inquietudes, ha conformado una Comisión de trabajo… de la que fuimos excluidos expresamente.

Intentamos con desesperación evidenciar que existen necesidades que deben y merecen
ser atendidas sin dilaciones.

Y por ahí pasa la bisectriz que separa a quienes padecen esas necesidades, que reclaman la
atención y solución de sus inaplazables problemas, que no pueden aguardar –en aras al
cumplimiento de futuros logros sanitarios- hasta que las condiciones se transformen
prácticamente en ideales.

Es indudable que este enfoque parece no ser comprendido por quienes la cuarentena
los afecta de una manera notoriamente menor respecto al resto de la población.
Seguramente comparten los miedos sanitarios, pero no los conmueve ni les inquieta el
aspecto económico.

La comodidad de un salario, a veces abultado, garantizado de forma periódica
pareciera que produce una especie de ceguera.

La apremiante necesidad de reanudación del servicio de justicia no es una urgencia
sólo de la abogacía. ES de la CIUDADANÍA.

Por encima del sinsabor que nos produce la falta de consideración observada hasta el
momento, LOS COLEGIOS DE ABOGADOS CONTINUAREMOS LUCHANDO
CON FIRMEZA Y ENERGÍA, PARA AFIANZAR LA JUSTICIA.