Informe de actividades llevadas a cabo por la Mesa de Emergencia Diocesana de Reconquista

COMPARTIR

El obispo de la Diócesis de Reconquista, Monseñor Ángel José Macín, convocó a algunas instituciones y organismos diocesanos que trabajan en el ámbito social, a conformar una Mesa de Emergencia, con ocasión de la pandemia producida por el COVID 19.

Propuso pensar y actuar creativa y responsablemente para contribuir al cumplimiento de las medidas decididas por el Estado, a colaborar en aquellos espacios donde éste u otras organizaciones no alcanzan al llegar y a mantener y animar la fe, la esperanza y el compromiso de los creyentes en general, todos comprometidos por la caridad.

Pocas horas antes de decretarse la Cuarentena Preventiva Obligatoria para todo el país, el
Obispo de Reconquista, Monseñor Ángel José Macín, convocó de modo presencial y virtual a algunas instituciones Diocesanas como Caritas, Pastoral Social y Justicia y Paz, todas vinculadas al quehacersocial, a conformar una Mesa de Emergencia Diocesana.

Propuso trabajar con creatividad y responsabilidad cristiana para hacer presente a la Iglesia en esta situación crítica, incentivando a todos los cristianos y a la comunidad en general, a respetar las disposiciones impartidas para el cuidado de la salud, a cooperar en la atención y contención de situaciones que como consecuencia de la Pandemia se produzcan y sobre todo a estar cercanos a las instituciones civiles más involucradas, cooperando y valorando su trabajo con acciones concretas. Todo esto en articulación con las parroquias y demás organismos de la Diócesis.

De inmediato, se definieron como prioridades trabajar en: la articulación de esfuerzos con
todos los actores públicos involucrados en el cuidado de la comunidad, y el diseño de una campaña diocesana para la animación espiritual de los creyentes.

1. Se hizo un relevamiento de la situación de familias más carenciadas en casi todas las
parroquias de la Diócesis, con un registro escrito que se va actualizando semanalmente.
Esto fue llevado adelante por Caritas, que después asistió a familias vulnerables en
distintos lugares del territorio diocesano. En el momento oportuno, desde Caritas se
informará más detalladamente sobre el número de familias asistidas.

2. En diálogo con la Justicia, en especial con la Defensoría Pública, y con las fuerzas de
seguridad, se estableció una red de recepción de elementos de primera necesidad para los
internos del Penal de Santa Felicia.

Como metodología de trabajo, articulada entre los actores, y para facilitar a las familias la
concentración de los envíos, se establecieron centros de recepción en algunas parroquias
de la Diócesis, o bien en las dependencias policiales más cercanas al domicilio de cada
interesado. Luego un móvil del Servicio Penitenciario retiró lo entregado, para llevarlo a la
unidad Penal N° 10. Este procedimiento se puso en funcionamiento a partir del día 26 de
marzo y finalizó la primera ronda el día 2 de abril, logrando concentrar más de 100 envíos
familiares, proveniente de 15 localidades de los departamentos Vera, Gral. Obligado y San
Javier, todos ellos jurisdicción diocesana.

Cabe agregar también que la territorialidad de estas acciones trascendieron la jurisdicción
diocesana, ya que en la Unidad Penal N° 10 hay internos de otros departamentos y otras
diócesis, como es el caso de los departamentos San Cristóbal, La Capital, 9 de Julio,
Helvecia, etc.

En esas localidades también se están articulando esfuerzos para logar el
mismo propósito aunque con mayores dificultades por las restricciones para circular
automóviles. Esta experiencia fue positiva, y se ha comenzado con la segunda fase de la
misma, extendiéndose la iniciativa a otras unidades penales de la provincia.

El trabajo conjunto y bien articulado permitió superar una situación compleja, ayudar a las
familias a mantener cercanía con sus familiares privados de libertad, inclusive despertó
acciones solidarias entre las mismas, que alientan la continuidad de la tarea iniciada.

3. Por otra parte, el Obispo también alentó a la Mesa de Emergencia Diocesana a contribuir
creativamente para mantener el espíritu de una iglesia presente, capaz de ayudar a
sostener la fe entre todos.

Tales expresiones concluyeron en la preparación de una Novena Cuaresmal Ecuménica, contribuyendo de este modo a la animación y participación de la  vida espiritual a través de las redes sociales y emisoras de radio.

La novena fue pensada desde una perspectiva ecuménica, invitando a todos los creyentes, sin distinción de culto a rezar por las personas que están trabajando en la emergencia, como los enfermeros, médicos, fuerzas de seguridad, autoridades políticas, personas que viven en situación de soledad, docentes, comunicadores sociales, etc. La misma concluirá el 5 de abril día que se celebra el inicio de la Semana Santa.

4. La Mesa de Emergencia Diocesana seguirá adelante con otras acciones que el Espíritu vaya inspirando. Agradecemos la buena disposición de tantos y les contamos que ya se estamos diseñando otras actividades, que iremos periódicamente informando, para que
sosteniéndonos entre todos, especialmente atendiendo a los más débiles, podamos atravesar esta situación complicada.