El colapso en los bancos era previsible

COMPARTIR

Por Eduardo José Arguelles.

El sistema financiero argentino la viene juntando con palas desde hace rato. Con el Gobierno de Macri ganó sumas siderales, y lo sigue haciendo.

Es hora que el Estado derogue y haga una nueva Ley de Entidades Financieras, ya que actualmente rige la que elaboró Martínez de Hoz, durante la ultima dictadura cívico militar clerical.

Hace algunos años, Carlos Heller, Diputado Nacional por el Frente Para la Victoria, presento un proyecto modificando esta Ley que solo beneficia al gran Capital Financiero y no al pueblo. Heller planteaba un giro de 180º poniendo a las Entidades Financieras al Servicio de los Sectores Populares Este Proyecto de Ley fue cajoneado en Diputados, lo único que se cambió fue la Carta Orgánica del Banco Central, pero el Sistema Financiero sigue beneficiando a los Bancos, que ganan cifras billonarias.

Las crisis deben servirnos para sacudirnos la modorra. Darnos una bofetada y para reaccionar. Esta pandemia nos debe dejar muchas lecciones. Fundamental en el sentido que la solidaridad y la unidad es la base para la construcción de una sociedad mejor, mas justa. Estas crisis nos deben marcar realmente quien es el o la solidaria y quien se convierte en un miserable ave de rapiña que solo actúa en defensa propia

HA SIDO MUY POCO LO QUE LOS BANCOS RETRIBUYERON AL PUEBLO EN FUNCIÓN DE SUS EXTRAORDINARIAS UTILIDADES.

Hoy vemos colas y colas en las casas bancarias para poder ingresar. Esto puedo traer como consecuencia que se multiplique exponecialmente los contagios por el amontonamiento que hay de hasta en siete cuadras

Los Bancos que han ganado muchísima plata, debieran en primer lugar reforzar sus planteles y contratar más empleados para atender al público.

Asimismo, deberían implementar una distribución de tarjetas màs rápido, eficaz y ágil. Hoy están todos los sistemas informáticos con cruzamiento de datos. ANSES tiene una base de datos realmente de excelencia. No puede haber un jubilad@s que no tengan la tarjeta,.

Cuando una persona obtiene el beneficio jubilatorio a nivel Nacional (Estatales o Privados) elije una boca de Pago. El sistema dispara la información a la entidad bancaria seleccionado y ese banco debería confeccionar la tarjeta. Entre que se inicia el tramite jubilatorio y el primer cobro transcurren tres meses, como para emitir y entregar la tarjeta

Dicen que los adultos mayores no saben manejar el cajero. Soy adulto mayor y descreo de esto, serán los menos. De todas maneras, cada entidad Bancaria con los Centros de Jubilados debería disponer de un empleado que los capacite, de buenos modos y sin apuros, tratando bien al adulto mayor que al fin y al cabo es un cliente

Los Bancos deben estudiar la forma de 1ª) Poner más cajeros donde ya hay. 2º) Instalar nuevos cajeros en Estaciones de Servicio, Correos, Policías, etc.

Obviamente esto demanda más gastos para los bancos, ya que si mueven dinero deben garantizar el traslado y la custodia de ese dinero. Pues nada… que inviertan algo de lo que se llevan.

Párrafo a parte merece la Pcia. de Santa Fe, donde l@s Jubilad@s no tienen otra opción que percibir sus haberes en el Nuevo Banco de Santa Fe. El Gobierno de Perotti debe terminar con este negociado y permitir que l@s beneficiarios seleccionen y puedan cambiar la entidad bancaria.

Es necesario que se modernicen, que se adapten a los cambios y por sobre todas las cosas que entiendan que hay una gran cantidad de seres humanos que estamos con riesgo de muerte, ni más ni menos, aunque a los economistas, el FMI, los grandes grupos económicos no les interesemos los Adultos Mayores. ESTAMOS EN RIESGO DE VIDA.
El Estado Nacional debe ponerle el cascabel al gato. No es posible que sigan maltratando a la gente de esta forma.