Monseñor Macín postergó la Misa Crismal y anunció que la bendición de ramos será “a la distancia”

COMPARTIR

El obispo brindó un mensaje con informaciones sobre Semana Santa.

MENSAJE DEL OBISPO DIOCESANO CON INFORMACIONES SOBRE LA SEMANA SANTA

Queridos hermanos y hermanas:

Teniendo en cuenta la prolongación del Aislamiento Preventivo Obligatorio, habiendo consultado a los sacerdotes y a las autoridades civiles, y con la recomendación de la Santa  Sede y la Conferencia Episcopal Argentina, he decidido postergar la celebración de la Misa Crismal (se consagra el Santo Crisma y bendice los restantes óleos de los catecúmenos y de los enfermos. El rito de esta misa incluye la renovación de las promesas sacerdotales), y trasladarla a una fecha que resulte más conveniente para todos, que se decidirá y comunicará oportunamente.

Por otra parte, invito a los fieles a seguir las celebraciones principales de la Semana Santa por la Radio, la TV y otros medios digitales.

El Domingo de Ramos, cada familia puede tomar algunas pequeñas ramas de olivo u otros árboles que tengan en sus casas, que serán bendecidos cuando participen a distancia de algunas de estas celebraciones.

Algo similar se puede hacer para la Vigilia Pascual. Pueden tomar una botella de agua, que será bendecida por el sacerdote que presida la Misa que sigan. No es recomendable que bendigan ramas o agua en exceso. Si así lo acostumbran, lo podrán hacer en algún otro momento del año.

En cuanto al Domingo de Pascua, la Conferencia Episcopal Argentina ha dispensado del precepto de comulgar. Por lo tanto, en las Iglesias no se distribuirá la Sagrada Eucaristía ese día. Lo podrán hacer durante el tiempo pascual, o en otro momento, cuando las condiciones lo permitan (cf. Código de Derecho Canónico 920).

Otras informaciones más concretas (horarios, etc.), las recibirán por los medios
habituales.

Son días difíciles para todos, especialmente para aquellos que están enfermos. Quienes podemos, tratemos de vivirlos quedándonos en casa, pequeño santuario doméstico, con espíritu de recogimiento y oración, y pidiendo fortaleza y esperanza.

No dejemos de rezar el rosario, el via crucis y otras prácticas de piedad que son parte de
nuestra herencia más valiosa como Pueblo de Dios.

Y recordemos que el centro de la Semana Santa es Cristo, “quien habiendo ofrecido un solo sacrificio por los pecados para siempre, está sentado a la derecha del Padre” (Heb 10,12). No perdamos de vista lo esencial. Los saludo con afecto de Padre y Pastor.

Sede Episcopal de Reconquista, 31 de Marzo de 2020