Diez años de prisión para un hombre por el abuso sexual de su hija y de la hija de su expareja

COMPARTIR

Tiene 37 años y sus iniciales son MAL. La pena se le impuso por cinco hechos delictivos perpetrados en la ciudad de Reconquista. El fiscal que dirigió la investigación es Juan Sebastián Marichal.

Un hombre de 37 años fue condenado a 10 años de prisión por ser autor penalmente responsable de delitos contra la integridad sexual cometidos en la ciudad de Reconquista en perjuicio de su propia hija y de la hija de su expareja. Así lo dispuso el juez Gonzalo Basualdo en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos.

Por los delitos en perjuicio de su hija, el hombre –cuyas iniciales son MAL– fue condenado como autor penalmente responsable de abuso sexual con acceso carnal cometido mediante violencias, amenazas y abuso coactivo o intimidatorio de una relación de  autoridad con la víctima y doblemente calificado (por su condición de ascendiente de la víctima y por haber sido cometido contra una menor de edad aprovechando la situación de convivencia preexistente). El delito fue atribuido en concurso ideal con promoción o facilitación de la corrupción de menores agravado (por mediar violencias, amenazas, abuso de autoridad y por ser el autor ascendiente de la víctima).

Por su parte, por los ilícitos cometidos en perjuicio de la hija de su expareja, el hombre fue condenado como autor de abuso sexual simple cometido mediante abuso coactivo o intimidatorio de una relación de autoridad con la víctima y calificado (por haber sido cometido contra un menor de 18 años aprovechando la situación de convivencia preexistente); amenazas coactivas agravadas (por tener como propósito compeler a una persona a hacer abandono del lugar de su residencia habitual); lesiones leves dolosas; y amenazas coactivas.

Todos los delitos fueron atribuidos en concurso real entre sí.

Dos víctimas

El fiscal Sebastián Marichal tuvo a su cargo la investigación de los hechos. Con respecto a los delitos en perjuicio de su propia hija, el funcionario del MPA especificó que “los abusos incestuosos se cometieron en reiteradas oportunidades entre diciembre de 2018 y abril del año pasado, período de tiempo en el cual el condenado quedó a cargo de la víctima y de otros hijos de su expareja”. En tal sentido, relató que “las agresiones sexuales eran perpetradas casi diariamente, mediante el ejercicio de violencia física, amenazas y aprovechando su condición de padre”.

Marichal concluyó que “MAL aprovechó la indefensión de su propia hija, quien no tenía a quién recurrir dado que no había otro adulto en el domicilio”. Además, agregó que “la victima era forzada a mantener relaciones sexuales tanto en horario nocturno como en horario diurno, momento en el cual el condenado hacía que los menores se fueran de la vivienda”.

En relación al abuso en perjuicio de la hija de la expareja del condenado, el funcionario del MPA informó que “fue cometido en una vivienda de Reconquista, en una fecha indeterminada comprendida entre mayo de 2014 y mayo de 2016”.

El fiscal explicó que “MAL aprovechó que su expareja no estaba en la casa para agredir sexualmente a la víctima -quien al momento de los hechos era menor de edad-, abusando de la relación de autoridad”. En tal sentido, expresó que “luego coaccionó a la niña para que no cuente lo ocurrido y la amenazó de muerte, además de decirle que la iba a sacar de la casa y llevarla lejos de su hogar”.

Marichal sostuvo que otro de los ilícitos fue cometido el domingo 1º de julio de 2018. En esta oportunidad, “el condenado agredió a la víctima con un cinto y con una vara gruesa, ocasionándole lesiones en la cara y en los brazos”, manifestó el fiscal. “Luego de lo ocurrido, la niña se fue a vivir a la casa de un familiar y el hombre también amenazó a su expareja diciéndole que si la menor de edad no volvía a la vivienda las golpearía a ambas”.

Identidad

Marichal señaló que “en este caso no se brinda el nombre completo del condenado para preservar la identidad de una de las víctimas, quien al ser la hija biológica de MAL tiene su mismo apellido”.