Condenaron a un abogado de Reconquista por el robo de una báscula

COMPARTIR

La sentencia es el resultado de un largo derrotero judicial iniciado hace más de una década, a raíz de una disputa familiar por la herencia. La querella especula que antes de fin de año podría haber otro debate por la desaparición de 1.120 cabezas de ganado.

El juez penal de Reconquista, Gonzalo Basualdo, condenó este miércoles a la pena de un año y medio de prisión en suspenso al abogado Germán Adalberto Scheidegger, por el delito de robo calificado en su carácter de partícipe secundario, por la sustracción de una báscula para pesar ganado que estaba instalada en un campo de la familia, ubicado en Nicanor Molinas y que fue vendida a un productor rural de la colonia Barros Pazos, el cual resultó absuelto. El fallo alcanza además a la madre del profesional, la señora Belkis Lorenzón, quien recibió 3 años de prisión condicional por el mismo delito, en carácter de autora. La sentencia no se encuentra firme y las partes aguardan los fundamentos para evaluar si la recurren o no.

El juicio, que comenzó el 12 de febrero y se extendió hasta el 4 de marzo, es el resultado de un largo derrotero judicial, en el marco de un conflicto familiar por la disputa de los bienes de la familia Scheidegger. Los damnificados, Hugo Omar y Sergio Scheidegger, accionaron penalmente contra su propia sangre, luego de que detectaran serias irregularidades en la administración del predio rural ubicado a 18 km de Reconquista. En los alegatos finales, celebrados el lunes por la tarde, tanto el Fiscal Regional Rubén Martínez, como los querellantes Luciana González y Andrés Guío, solicitaron penas de 4 años para madre e hijo, a quienes consideraron coautores del delito; y propusieron una calificación alternativa (partícipe secundario) para el abogado por la que reclamaron 3 años de prisión. Respecto del comprador de la báscula, solicitaron se lo condene por “encubrimiento agravado”, pero el juez Basualdo resolvió absolverlo.

En tanto, los abogados Ricardo Degoumois y Gabriel Tanino por la defensa de Lorenzón; y el Dr. Guillermo Delettieres por Scheidegger, postularon la inocencia de sus pupilos y solicitaron se los absuelva, haciendo reservas de recurrir a la Cámara en caso de una sentencia adversa.

Tres causas

“Hoy es el principio de una larga lucha. Avizoramos que en el norte santafesino la Justicia también despunta para quienes están siendo silenciados y que la impunidad no es ilimitada como pretenden aquellos que la ostentan”, dijo la Dra. González a El Litoral, tras repasar los tres procesos que emprendieron contra quienes consideran responsables del vaciamiento del patrimonio familiar.

La querellante explicó que éste litigo se inició “en 2008 tras la muerte de Leopoldo Baltazar Scheidegger, padre de seis hermanos”. Para la Dra. González, “Germán Scheidegger se robó toda la maquinaria agrícola y unas 1.200 cabezas de ganado junto con su hermano Javier. Esa es una causa por administración fraudulenta que tiene 2.000 fojas, es del viejo sistema y podría ir a juicio antes de fin de año”, adelantó.

“Después de eso tomamos conocimiento que Javier Scheidegger se había apropiado de los documentos de una camioneta que estaba en el campo y la había transferido a su nombre”. Por ese hecho, “se lo condenó por defraudación por abuso de firma en blanco, a la pena de 1 año de prisión y la condena fue confirmada por la Cámara a fines del año pasado”, siguió.

“No conformes con el vaciamiento del capital del campo había una báscula para pesar ganado, que es una herramienta costosa” la cual “literalmente arrancaron” porque “estaba amurada al piso en un campo que los hermanos tenían en condominio, y se la vendieron a un hombre de Barros Pazos”. Ésto último “lo detectamos en 2013 y se hizo la denuncia que hoy finalizó con un juicio y con sentencia”, completó.

Tribunal de Ética

Sobre el reciente juicio, la querellante sostuvo que “se pudo determinar que la báscula fue vendida por la madre, asesorada en el estudio jurídico del hijo, donde fue el comprador a hacer los papeles”. También destacó que “esa es una maniobra que se repite en las otras causas”, en referencia a “la utilización del estudio jurídico -como marco de seguridad y confianza- para cometer hechos ilícitos”.

Al respecto, criticó que “pese a que por Ley Orgánica del Poder Judicial, el Tribunal de Ética del Colegio de Abogados de Reconquista debió reunirse en pleno y evaluar si suspendía o no la matrícula, Germán Scheidegger sigue ejerciendo la profesión”.

También recordó la entrevistada que “en la ciudad de Reconquistas se ha condenado en el transcurso del último año a un médico, un sacerdote y ahora a un abogado, intentando romper con el status quo de una Justicia que en el ‘viejo sistema’ hacía exención de personas”. “Para la sociedad del norte santafesino, donde el status quo de los poderosos fue por décadas naturalizado obscenamente, resulta esperanzador leer esta condena”, completó.