Críticas por el sonido y la animación de los carnavales: la palabra de Ni Idea Producciones

Críticas por el sonido y la animación de los carnavales: la palabra de Ni Idea Producciones

Luego de la noche de apertura de «Vera, el Carnaval de Santa Fe», las redes sociales se convirtieron en un concurrido ámbito de debate respecto de la calidad del sonido y de la animación del evento.

Si bien la gente valoró especialmente la puesta en escena y el esfuerzo de las comparsas para estar a la altura de los carnavales y los destacó  como «la fiesta que es nuestra y que debemos defender», no escapó al análisis de quienes concurrieron en la noche del sábado al mítico corsódromo callejero verense el nivel del servicio de sonido y la conducción.

Las quejas dieron cuenta de que «el sonido se cortaba en algunos lugares y en otros se acoplaba mucho», lo que era incómodo de sobrellevar para el público asistente.

Más moderadas, las opiniones sobre la labor de los locutores oficiales de los corsos reflejaron que hubo ciertos desajustes en la presentación de las comparsas y una especie de falta de tono adecuado para una fiesta de estas características.

Por este tema, InfoVera consultó a la empresa proveedora del servicio de sonorización Ni Idea Producciones.

«Habíamos ganado la licitación y el municipio aprobó nuestra propuesta. Gran desafío. Creo anduvimos bastante bien la primera noche», expresaron desde la firma de sonidos para eventos.

Agregaron que «es un sonido muy grande» donde «hay muchos factores que se conjugan». Y que «hubo comparsas que se hicieron sonido contratado por ellas y eso no se puede controlar, por ejemplo. Pero creemos que salió bastante bien todo».

Respecto de la animación, indicaron que «eso es decisión del organizador, nosotros tratamos de que la voz dentro de nuestras posibilidades técnicas salga lo mejor posible. Pasa que luego juegan factores como el tipo de voz, la experiencia, forma de hablar, nervios; eso ya no lo podemos manejar nosotros».

Lo cierto y concreto es que en la tarde de hoy habrá una reunión en la que los organizadores de los carnavales (el municipio y las comparsas) buscarán la forma en que se puedan optimizar las dos cuestiones.