Una tempestad se abatió sobre el norte y dejó destrozos por doquier

Una tempestad se abatió sobre el norte y dejó destrozos por doquier

Ráfagas de viento e intensas precipitaciones causaron anegamientos, derribo de arbolado y cortes de luz. En Avellaneda, los tinglados de empresas fueron tirados al suelo. En Vera los desagües pluviales colapsaron y la ciudad de inundó. Reconquista tiene 200 familias evacuadas.

El intenso y agobiante calor que afectaba en la jornada del sábado a la zona norte de la provincia hacía presagiar un desenlace climático de este tipo. Aunque, en verdad, nadie esperaba que la virulencia del temporal que se avecinaba llegara a tal nivel de destrucción.

En mitad de la madrugada del domingo, primero el viento huracanado y luego la copiosa lluvia cayeron sin piedad sobre poblaciones urbanas y rurales de la región, dejando tras de sí daños de todo tipo en arbolado público, viviendas y hasta empresas.

En Avellaneda, la tormenta destruyó tres empresas del Parque Industrial de Avellaneda. En una de ellas el tinglado quedó completamente destruido luego de volar varios metros por el impulso irrefrenable de las ráfagas.

El arrasador viento destrozó la inversión de los hermanos Zechín, un galpón de 20 por 35 metros, en el que estaban almacenados los caños para realizar la conexión con el gasoducto. En total, fueron tres las empresas dañadas en la zona por las fuertes ráfagas de viento, informó el secretario de la Producción de la ciudad, Hugo Bernardis.

En tanto, en Reconquista se reunió Protección Civil para evaluar los daños y acciones a seguir luego de la tormenta. El intendente de Reconquista Amadeo Enrique Vallejos, presidió en el mediodía de este domingo 15 de diciembre, en la sede de Bomberos Voluntarios, la reunión del Comité de Protección Civil, junto a Gabriel Gasparutti, titular de Protección Civil de la Provincia; César Romano, jefe de Bomberos Voluntarios de Reconquista; el concejal Francisco Sellarés; María Haydee Maggio, secretaria de Desarrollo Humano; Nicolás Sandrigo, secretario de Control Público; Claudia Wagner de Servicios Públicos, entre otros.

El objetivo fue buscar mejorar la respuesta a los vecinos con eficiencia y agilidad, teniendo en cuenta el rol de cada uno para responder adecuadamente a la situación.

Sin evacuados

Durante la misma, el intendente Vallejos brindó un panorama del estado de situación de la ciudad ante la tormenta con ráfagas de vientos registradas en las últimas horas, y luego de la recorrida por las zonas más afectadas. Se registraron más de 130 milímetros de lluvia en 2 horas, se informó.

Luego de un análisis exhaustivo del estado de todos los barrios de Reconquista, se detalló que hay unas 200 familias anegadas en los barrios La Cortada, Virgen de Guadalupe, Nuevo, Belgrano, Noreste y Puerto Reconquista, a las cuales se está brindando asistencia y llevando tranquilidad. No hay evacuados hasta el momento.

Asimismo, se registraron más de 80 árboles caídos y ramas, cortes de cables, voladuras de techos, vehículos dañados, corte de energía eléctrica en distintos sectores de la ciudad.

Desde el inicio de la tormenta, las cuadrillas con personal municipal, trabajaron arduamente para resolver las consecuencias del temporal dando prioridad a viviendas y vías de comunicación, para reducir el impacto de la situación, funcionando los desagües con normalidad, precisaron las autoridades.

Desde el gobierno de Reconquista se solicitó a los vecinos no depositar los residuos domiciliarios en la vía pública a los efectos de no acrecentar los problemas en el escurrimiento, y colaborar verificando que los desagües de cada vivienda se encuentren limpios y sin obstrucciones de ningún tipo.

En la misma línea, se requirió no retirar a la vía pública ramas, pasto, chatarra y cualquier elemento que pueda obstruir los sistemas de evacuación pluvial.

Además, se recomendó circular en la vía pública únicamente en casos de suma necesidad y prevenir inconvenientes eléctricos desconectando aparatos que no sean imprescindibles.

150 milímetros

Por otra parte, en Vera el municipio monitorea la situación de la ciudad luego de los más de 150 milímetros caídos en la noche de este sábado.

El gabinete y personal municipal seguían de cerca la situación en las distintas áreas ante el fenómeno hídrico, relevando y monitoreando la situación en toda la ciudad.

“Las cuadrillas organizadas para atender la emergencia están abocadas principalmente a los desagües pluviales, que se encuentran colapsados por el gran caudal de agua, detectando obstrucciones o falta de limpieza. Desde el municipio se solicita paciencia, ya que la logística recibida para atender emergencias, tanto en herramientas y recursos humanos es literalmente inexistente”, sostuvieron.

En ese sentido, desde el gobierno municipal verense indicaron que “de aquí en más habrá que trabajar en la conformación de una estructura, porque la ausencia de ella, como hoy, genera dificultades para dar respuesta ante las emergencias”.

A su vez, en Calchaquí, con 150 milímetros registrados, el gobierno local comunicó que seguía de cerca la evolución del fenómeno climático y que asistía a familias con problemas de barrios periféricos. En Margarita, la situación es similar, pero con el agregado de una pedrada inusual que cayó en el pueblo con piedras del tamaño de huevos de gallina, literalmente.

En la zona de la Cuña Boscosa, la localidad con mayores inconvenientes fue Intiyaco. Vecinos del pueblo aseguraron que se trató de la cola de tornado lo que impactó sobre le área urbana a las 5:50.

Fueron 25 minutos de una tempestad feroz que arrasó árboles, postes de energía, techos, paredes en construcción, pilares, antenas, vidrieras de comercios, etc. Este mediodía, en el lugar cuadrillas de la EPE trabajaban para restablecer el servicio eléctrico.