Más de 10 años de prisión para el chacal que abusó de su hija y una nieta en Crespo

Más de 10 años de prisión para el chacal que abusó de su hija y una nieta en Crespo

Tiene 55 años y sus iniciales son SED. También fue condenado como autor del delito de corrupción de menores. El fiscal que investigó los hechos delictivos es Guillermo Persello.

Un hombre de 55 años cuyas iniciales son SED fue condenado a diez años y seis meses de prisión de efectivo cumplimiento por delitos contra la integridad sexual cometidos en Gobernador Crespo (departamento San Justo) en perjuicio de su propia hija menor de edad y de una de sus nietas también menor de edad. La sentencia fue resuelta por el juez Gustavo Urdiales en el marco de un juicio en el que se abreviaron los procedimientos.

La condena fue por la autoría de los delitos de abuso sexual simple reiterado y calificado, abuso sexual con acceso carnal calificado y corrupción de menores calificada en perjuicio de su propia hija. En tanto, por los hechos ilícitos en perjuicio de su nieta, se lo condenó como autor del delito de abuso sexual simple calificado. En todos los casos, la calificación es por el vínculo de padre-hija y abuelo-nieta.

Abusos reiterados

Los hechos que investigó Persello fueron cometidos entre 2002 y 2013. El fiscal explicó que “en relación a su hija, los abusos fueron durante aproximadamente cuatro años (entre 2002 y 2006) cuando la niña transitaba los últimos años de su escolarización primaria”. En tal sentido, el funcionario del MPA agregó que “el condenado aprovechaba las ocasiones en las que su pareja –madre de la víctima– salía de la casa para cometer los abusos”.

En relación a las agresiones sexuales cometidas en perjuicio de su nieta, Persello aclaró que “esta víctima es hija de otra hija del condenado” y agregó que “los abusos se consumaron en ocasiones en que la niña era dejada al cuidado de su abuelo”.

“Estamos ante delitos aberrantes y cometidos en perjuicio de menores de edad, que afectan al desarrollo normal y libre de la sexualidad infantil y que tienen el potencial de deformar el sano sentido de la sexualidad de las víctimas», manifestó Persello. También agregó que “entendemos que es razonable la pena impuesta y consideramos que es justa en relación con los delitos que se le atribuyeron al condenado”.

Persello informó que “el condenado admitió la autoría de los hechos ilícitos”. También precisó que “la hija –en la actualidad, mayor de edad– que fue abusada prestó su consentimiento para que la condena se concrete a través de un procedimiento abreviado. También manifestó su conformidad la madre de la nieta del condenado, que también es hija del abusador”.

Identidad

El fiscal del MPA aclaró que “en este caso no informamos el nombre y apellido del condenado con el objetivo de preservar la identidad de las víctimas, ya que ambas tienen el mismo apellido que el abusador. Se trata del padre y abuelo de las víctimas, respectivamente”.