Fiscalía y querella pidieron penas de prisión efectiva para el cura Monzón

Fiscalía y querella pidieron penas de prisión efectiva para el cura Monzón

El fiscal Rodríguez reclamó 12 años de condena mientras que los abogados querellantes elevaron el pedido a 16 años. La defensa solicitó la absolución. El religioso está acusado de abusos sexuales gravemente ultrajantes. El juicio solo será público en los alegatos y el veredicto.

Con casi dos horas de retraso y en medio de restrictivas medidas de seguridad, el esperado juicio oral y público al cura Néstor Monzón (51) dio comienzo esta mañana en la sala principal de la Oficina de Gestión Judicial de Reconquista con los alegatos de apertura.

La demora en la iniciación se debió al debate suscitado entre las partes respecto de la publicidad del enjuiciamiento en atención a que las supuestas víctimas son menores de edad.

Mientras que los acusadores se inclinaron porque sean de acceso público los alegatos de apertura y clausura y el veredicto, la defensa del sacerdote encarnada por el abogado Ricardo Degoumois propuso que todo el juicio lo sea.

El Tribunal, integrado por los jueces Claudia Bressán, que preside el tribunal, Santiago Banegas y Martín Gauna Chapero resolvió en favor de la fiscalía y los querellantes.

Monzón está imputado y es juzgado por los delitos de abuso sexual gravemente ultrajante agravado por producir un grave daño en la salud y por ser ministro de un culto religioso reconocido en perjuicio de una niña de 3 años; y por abuso sexual gravemente ultrajante agravado por la condición de ser un ministro de un culto religioso reconocido en perjuicio de un niño de 5 años.

La primera denuncia fue radicada el 23 de diciembre de 2015 por la madre de la pequeña, y desde allí Monzón cumplió prisión preventiva de 60 días, hasta que quedó en libertad a la espera del juicio.

Vale decir que el fiscal del caso es el Dr. Alejandro Rodríguez, mientras las víctimas están representadas por dos querellas separadas: los padres de la nena por los abogados Andrés Ghío y Andrés Ramseyer, el padre del nene por la Dra. Luciana González.

En los extensos alegatos de apertura, el representante del Ministerio Público de la Acusación reclamó la pena de 12 años de prisión efectiva para el cura, mientras que las querellas elevaron ese quantum penal a 16 años.

Por su parte, la defensa técnica pidió la absolución del religioso. El Dr. Degoumois dijo en su alegato que el juicio se vio postergado en su realización debido a reiteradas dilaciones por parte del MPA, lo que evidencia la ausencia de delito, e insistió con la inocencia de su cliente. En tanto, el acusado hizo uso de la palabra para sostener su inocencia y expresar que “jamás pensé que podía estar siendo enjuiciado por un delito de este tipo”.

“Agravantes”

Rodríguez ya había adelantado el miércoles, en conferencia de prensa, las razones de la acusación: “Los abusos que investigamos fueron cometidos entre el jueves 26 y el viernes 27 de noviembre de 2015 en una casa perteneciente a la Diócesis de Reconquista, situada dentro del predio de la Parroquia María Madre de Dios, donde residía el imputado”.

En esta sede religiosa el hombre investigado cumplía funciones como sacerdote, recordó el fiscal, al tiempo que apuntó que “las víctimas fueron una niña y un niño muy pequeños, a quienes no sólo sometió sexualmente, sino que también hizo que se observaran mutuamente mientras eran abusados”.

El funcionario hizo constar que pesan agravantes sobre Monzón tales como su condición de ministro de un culto religioso y el “daño en la salud de una de las víctimas, la nena, quien contrajo una enfermedad de transmisión sexual, la cual fue corroborada por los estudios médicos».

Paralelamente, aseguró que “no quedan dudas que el sacerdote desplegó una acción tendiente a cometer los abusos sexuales en circunstancias que son gravemente ultrajantes para las víctimas, en franco desprecio de la dignidad de ambos y siempre comprendiendo la irregularidad e ilicitud de lo que estaba haciendo”.

Y afirmó que “las víctimas debieron sufrir agresiones físicas y psicológicas que no tenían por qué soportar”. Para el fiscal, “los abusos sexuales generan consecuencias perjudiciales que dañan severamente el desarrollo afectivo, cognitivo y sexual de las personas, más aún cuando las víctimas son tan pequeñas” y “el sacerdote actuó en franco desprecio de la dignidad de sus víctimas, quienes sufrieron agresiones físicas y psicológicas”.

EL JUICIO

La Oficina de Gestión Judicial de Reconquista precisó que el juicio se desarrollará desde este jueves 5 de diciembre de 2019 a las 8. Los primeros testigos fueron citados para las 16. El viernes 6 continuarán las declaraciones testimoniales durante toda la jornada, al igual que desde el lunes 9 hasta el jueves 12. El viernes 13 serán los alegatos de clausura. El veredicto será dado conocer por el Tribunal colegiado el martes 17 de diciembre en horas del mediodía.