Lifschitz presentó el informe sobre el Registro Único de Violencia Hacia las Mujeres

Lifschitz presentó el informe sobre el Registro Único de Violencia Hacia las Mujeres

“Avanzamos mucho en estos años, atrás del impulso generado por las organizaciones de mujeres que han sido fundamentales en tantos temas que están en la agenda pública”, dijo el gobernador.

El gobernador Miguel Lifschitz participó este martes de la presentación del informe correspondiente al primer cuatrimestre de 2019 del Registro Único de Violencias hacia las Mujeres (Ruvim), con datos que estuvieron a cargo del Ministerio de Desarrollo Social, a través de la subsecretaría de Políticas de Género, junto al Instituto Provincial de Estadísticas y Censos (IPEC).El informe tiene como objetivo centralizar la información disponible en registros administrativos para diseñar indicadores que puedan utilizarse en el diseño de políticas públicas orientadas a modificar el escenario de las violencias basadas en cuestiones de género.

Los datos son constituidos, recolectados, elaborados y procesados, a partir de una labor colectiva de aportes de áreas del gobierno provincial, el Poder Judicial, gobiernos municipales y comunales, y organizaciones sociales que conforman la Mesa de Trabajo Ruvim.

El gobernador en su discurso agradeció a los organismos públicos e instituciones de la sociedad civil participantes para la elaboración “no solamente de este informe sino también en el trabajo que se viene desarrollando de manera transversal con el resto de las reparticiones del gobierno provincial y con los tres poderes del Estado para avanzar tanto en la visualización de los casos, en la información indispensable para abordar este tipo de problemáticas y en políticas activas de prevención y de intervención frente a las distintas situaciones de violencias contra las mujeres”.

“Viene muy bien identificar con claridad, contar con información certera y fidedigna que permita ir midiendo la evolución de la problemática y al mismo tiempo, los efectos de las políticas públicas: hasta dónde son efectivas a la hora de prevenir o de reducir los niveles de violencias”.

Lifschitz valoró al informe como “un muy buen documento, un trabajo que habrá que consolidar a lo largo de los años para que la información pueda acumularse de manera comparativa y nos permita, en un lapso mucho más prolongado de tiempo, hacer una análisis más profundo que quedará no solo para quienes tenemos responsabilidades políticas de gobierno o desde el Poder Judicial o Legislativo sino también para los investigadores y para las organizaciones de la sociedad civil que se dedican al estudio de estas problemáticas”.

“Es una lupa puesta sobre la realidad, que no existía hace 10 o 15 años. Muchas organizaciones y el movimiento de mujeres vienen trabajando activamente para generar conciencia sobre esta problemática y el Estado, asume su responsabilidad y la necesidad de generar políticas activas”, resaltó.

AUMENTAR LA VISIBILIDAD

El ministro de Desarrollo Social, Jorge Alvarez, celebró la posibilidad “de relevar y tener número precisos, lo cual es importante para visibilizar una problemática y una conducta social que tanto afecta a la sociedad”.

“Es importante seguir fortaleciendo el sistema de protección para la prevención, sanción y erradicación de la violencia, pero también es importante la memoria de muchas mujeres que sufrieron y pagaron con su propia vida. Los número duelen pero la realidad mucho más, por eso es importante lograr la visibilizaión, trabajar y profundizar”, concluyó.

Por su parte, la subsecretaria de Políticas de Género, Gabriela Sosa, aseguró que “en la provincia pudimos avanzar en precisar datos que son inéditos en la Argentina; es importante valorarlos no solamente como parte de la gestión, sino porque nos interesa que puedan visualizarse a futuro como políticas de Estado. Estos datos útiles, de calidad, nos permiten diseñar políticas de acuerdo a las problemáticas”.

Respecto de estas políticas, aseguró que “la estrella de estas estadísticas es el Ruvim, que es cómo se construye el dato y se lo analiza de manera integral y compleja” y explicó que “no es solamente acercar el número, sino cómo se manifiesta en los distintos territorios de la provincia y cómo llega a un hospital público, a una fiscalía, a un área u organización social. Esto es inédito en el país”.

Sosa también valoró que este sea el quinto informe del Ruvim “y eso es relevante porque se sistematiza en la elaboración de la estadística, lo que permite observar la evolución en una problemática, y a eso hay que protegerlo”.

Finalmente, el director provincial del IPEC, Jorge Moore, mencionó a todos los organismos que prestaron su colaboración para la confección del informe y señaló que “en la medida en que vayamos extendiendo este trabajo a todo el territorio provincial vamos a encontrarnos con enormes sorpresas como la que nos encontramos hoy: el número se va agigantando no porque haya aumentado la violencia sino porque aumentan los organismos que colaboran en completar la información. La tarea se está desarrollando y a muy corto plazo va a tener más frutos que los que podemos ofrecer hoy”, aseguró.

Como ejemplo, destacó que “un dato que surge del informe tiene que ver con que el 60% de los actos de violencia se genera con personas con las que se tienen vínculos: familiares, novios, exparejas, cónyuges”. Y remarcó que “no en todos los hogares hay cierta fluidez en la información: hay sectores de la sociedad que padecen actos de violencia pero no se traslucen. A esas cuestiones estamos tratando de encontrar respuestas a través de instituciones privadas porque la mayor parte de la información depende de organismos públicos”.

“Con estos informes pretendemos aumentar la visibilidad de un hecho que nos degrada a todos como sociedad y como personas. Queremos que esto se visualice cada vez con mayor intensidad”, concluyó Moore.

PRESENTES

Del acto, realizado en el salón Blanco de Casa de Gobierno, participaron también, la presidenta de la Corte Suprema de Justicia de la provincia, María Angélica Gastaldi; la ministra de Ciencia, Tecnología e Innovación Productiva, Érica Hynes; el diputado provincial Jorge Henn; y el Defensor del Pueblo, Raúl Lamberto; entre otras autoridades.

CUARTO INFORME

Sosa explicó algunos de los datos recabados:

<< En el primer cuatrimestre de 2019 hubo 5294 mujeres que se acercaron al Estado a denunciar o consultar sobre 9930 hechos en distintas situaciones de violencia. Eso representa un incremento respecto de igual período de 2018, en el que las mujeres que se acercaron fueron 4482.

<< Los registros que llegan son por denuncias policiales en un 36%, atenciones médicas un 30%, espacios de asesoramiento y orientación 31%, exposiciones policiales 1,5%, y denuncias judiciales 1,5%.

<< En cuanto a la edad de las víctimas, el 21% va de los 0 a 9 años, el 12% de 10 a 19 años, el 24% de los 20 a 29 años, el 21% de 30 a 39 años, el 13% de 40 a 49 años, el 5% de 50 a 59 años y el 3% 60 años.

<< Respecto de los agresores, se detectó que se trata de parejas en un 24%, de exparejas en un 18%, de otros familiares en un 16% y de otros no familiares en un 29%.

<< En cuanto a los tipos de violencia, 58% son sobre violencia psicológica y en un 38% en violencia física, 5% económica patrimonial y 3% simbólica.

REGISTRO ÚNICO DE VIOLENCIA HACIA LAS MUJERES

La provincia de Santa Fe se distingue entre las provincias de todo el país por la construcción de las estadísticas de género. Se trata de una política de Estado, impulsada por la actual gestión de gobierno, de vital importancia como insumo fehaciente para el diseño de políticas públicas que aborden específicamente las situaciones de violencias emergentes.

El Ruvim surge en el marco de la Ley 13.348 constituyéndose como una herramienta de trabajo en conjunto y articulación con diferentes áreas del Estado y organizaciones sociales, con el objetivo de aportar datos suficientes para evaluar y profundizar las políticas públicas vinculadas a erradicar la violencia contra las mujeres.

Tiene por objetivo construir un sistema permanente de información sobre las distintas formas que asume la violencia hacia las mujeres para la implementación de políticas públicas acorde a la problemática. Está conformado por datos provenientes de denuncias y anoticiamientos que se reciben en organismos estatales provinciales, comunales, municipales y organizaciones de la sociedad civil.