Ideología, soberbia o ignorancia

Ideología, soberbia o ignorancia

Comunicado de la Sociedad Rural de Reconquista.

Cuando la clase política decide sobre la vida o los bienes de los ciudadanos pareciera que elige una de estas tres opciones, la ideología los llevaría a atacar a determinado sector sin preocuparse por saber si tiene razón, sólo porque pertenece al sector que trabaja y produce para pagar impuestos.

La soberbia la demuestran no consultando a quienes son idóneos o interesados directos en la materia. La ignorancia la demuestran al legislar sin conocer ni supinamente los temas sobre los que tratan.

Si juntamos estas tres actitudes salen leyes como la que intentan sacar los diputados provinciales. Ideológicamente no importan los ciudadanos comunes que ponen en riesgo la salud de sus niños envenenándolos con químicos o afectando su desarrollo, porque su objetivo final es atacar a los productores.

La soberbia los lleva a creerse superiores por el sólo hecho de haber sido señalados por el voto e ignorar a quienes podrían aportar conocimientos superadores, la ignorancia los llevó a votar la media sanción de una ley absolutamente ridícula, sin parangón en el mundo desarrollado y sin ningún sustento técnico ni sensato.

Si señores, hablamos de que legislan sobre agroquímicos porque son los enemigos de moda, sin aportar que la intoxicación por productos del agro no supera según cifras oficiales el 2 por ciento, siendo que de acuerdo a esas mismas estadísticas las intoxicaciones hogareñas representan el 80 % de las internaciones. ¿Sabían ustedes que el glifosato (para tomar uno) está calificado como categoría 2 A o sea probablemente cancerígeno por la agencia internacional de investigación del cáncer, IARC, al igual que tomar mate caliente, trastorno del sueño o las emanaciones de motores diesel ?. Y está aprobado por las agencias regulatorias de más de 140 países incluyendo a las estrictas agencias de Japón, Alemania y EEUU? ¿Sabía usted que es significativamente más tóxico aplicar insecticidas sobre sus niños recién nacidos en ambientes cerrados, o aplicarlos sobre la cabeza de sus hijos al curar contra los piojos?

Sin embargo parte de la clase política ignora la realidad de la salud de sus niños y ataca por publicidad a los productores. ¿Sabían que más de 22.000 argentinos mueren por año por intoxicación causados por medicamentos? La epidemia silenciosa es la automedicación, no los agroquímicos, ¿lo sabrán los políticos?

Señores, todas las sustancias son venenos, no existe ninguna que no lo sea, la dosis diferencia un veneno de una medicina – Von der Besucht.

La ingeniería agronómica está capacitada, regulada por los organismos y con los elementos técnicos como para que no se corran riesgos en la aplicación, ahora, si comparan a un productor irresponsable con los miles responsables deberíamos meter presos a todos los políticos por corruptos, porque hay alguno venal.

No nos extendemos, pero La Sociedad Rural de Reconquista y CONINAGRO, estamos a disposición para evacuar dudas, y desafiamos a que los políticos adopten la misma actitud.