Médicos de Vera denuncian estar «desguarnecidos» y piden comprensión a la población

Médicos de Vera denuncian estar «desguarnecidos» y piden comprensión a la población

En un comunicado, la Dra. Sandra Barbieri, integrante de la comisión directiva del Sindicato de Médicos de la República Argentina (AMRA), se refirió a la cruda realidad que viven los profesionales de la medicina de esta ciudad.

En el texto enviado a la redacción de InfoVera, la referente gremial indicó que en vista de las publicaciones en redes sociales y medios de comunicación acerca de las «dificultades y la demora en la atención en el Hospital y los centros de salud de nuestra ciudad, nosotros, los profesionales de la salud necesitamos poner en consideración algunos aspectos que probablemente se desconozcan».

En primer término, dijo que es importante tener en cuenta que «en la época invernal se desbordan año a año todos los sistemas de salud del país por el volumen de enfermedades respiratorias» que se incrementan notablemente en este período de tiempo. «Hechos ya conocidos sobradamente pero que no podemos pasar por alto», puntualizó.

También consideró oportuno recordar que en «nuestra ciudad se ha desintegrado hace ya cinco años el Programa de Residencias Médicas con lo cual hemos perdido 10 médicos que, pese a hallarse en formación, aportaban un valioso refuerzo en las líneas de atención primaria de los centros de salud» como así también en las recorridas continuas de las salas de internación y de emergencias.

«Pero precisamos que la comunidad sepa que las guardias de los consultorios, los laboratorios, los gabinetes y cada uno de los espacios de trabajo, están a cargo de trabajadores que ponen de sí todo lo que tienen a su alcance para resolver los problemas de los pacientes del mejor modo, pese a las condiciones de trabajo a las que se ven expuestos», aseguró.

Luego, subrayó como importante «no omitir en la reflexión que cada jornada laboral de cada uno de los médicos bioquímicos, kinesiólogos, odontólogos, terapistas ocupacionales, etcétera, implica que pasan por sus manos 20, 30 y hasta 40 pacientes; y en la Guardia Central 100 o más durante las 24 horas que dura el turno de un solo profesional». «Todo esto – advirtió – a riesgo de pasar por alto situaciones dado el agotamiento que provoca esta situación, sin dejar de ver el desgaste en términos de salud al que nos conduce a nosotros a lo largo del tiempo».

La Dra. Barbieri, en representación de sus colegas verenses, puso el foco en que «cotidianamente muchos de nuestros compañeros concurren enfermos a trabajar porque saben que si no van, no hay quienes nos reemplacen puesto que el sistema de salud no prevé reemplazos inmediatos. Conocemos que nuestra ausencia sólo logra perjudicar a los pacientes».

Sobre ese punto, agregó que «compañeras embarazadas cubren guardias pasivas (que se cubran en negro) sabiendo que pueden llamarlas a la madrugada y deben ir lo más rápidamente posible, porque atrás de un llamado telefónico hay alguien está esperando de su trabajo urgente para poder recibir el tratamiento adecuado».

Y puso en evidencia que «concurrimos en horarios nocturnos a hospitales sin sistemas de seguridad que nos protejan, poniéndonos en riesgo; y si tenemos un problema legal debemos afrontarlo solos con los seguros que pagamos de nuestros bolsillos y así un sinnúmero de situaciones».

Sinceramente, lamentó, hemos quedado «prisioneros entre un Estado, que no proporciona las condiciones laborales necesarias, y la población, que tiene como único recurso la atención del sistema público», pero todo esto en medio de una «evidente crisis económica que agrava el marco que estamos tratando de sostener a costa de esfuerzos personales».

«No pedimos que nos aplaudan porque hacemos nuestro trabajo, igual que cada uno de los que nos levantamos día a día para lograr sostener nuestra familia, solo queremos que piensen un segundo antes de emitir juicios que nos lastiman y que golpean hondo porque estamos desguarnecidos», concluyó.