Créditos UVA: los bancos no tienen impedimentos mejorar las condiciones de los préstamos

Créditos UVA: los bancos no tienen impedimentos mejorar las condiciones de los préstamos

El Banco Central de la República Argentina informó a la Defensoría del Pueblo que la normativa habilita a las entidades financieras a ofrecer beneficios más allá de la posibilidad de extender el número de cuotas cuando el CER se incremente por encima de los salarios. En base a esto, la defensoría hizo llegar a las asociaciones de bancos una serie de recomendaciones para morigerar la situación de los deudores.

En respuesta a una nota enviada por la entidad señalando las dificultades de los tenedores de créditos UVA para pagar las cuotas de los préstamos por los incrementos del Coeficiente de Estabilización de Referencia (CER), el Banco Central de la República Argentina (BCRA) informó a la Defensoría del Pueblo de la provincia de Santa Fe que “la normativa vigente no impide que las entidades financieras ofrezcan diferentes alternativas tendientes a aliviar las dificultades económicas que puedan presentar los clientes”.

El BCRA reitera en su contestación que está vigente la posibilidad de que los clientes extiendan el “número de cuotas originalmente previstas cuando el importe de la cuota a pagar supere el 10 por ciento el valor de la cuota que resultaría de haber aplicado a ese préstamo un ajuste de capital por el Coeficiente de Variación Salarial (CVS) desde su desembolso”. Esto es mayormente rechazado por quienes se presentan en las defensorías del Pueblo del país, dado que manifiestan que es insuficiente en virtud de que, según sus cálculos, implicaría solo una disminución del 15 por ciento del valor de las cuotas, debiendo ellos, además, afrontar los costos de la modificación de la hipoteca.

Lo novedoso de la respuesta del BCRA es que cada uno de los bancos pueden ofrecer a sus clientes facilidades ante el contexto de crisis que se vive en el país, “aun cuando no se verifique el escenario a que hace referencia la norma señalada”. Y agrega: “Será el cliente quien evaluará si alguna de estas alternativas le resulta conveniente, y en ese caso dará su conformidad a la propuesta adicional de la entidad”.

Como resultado de la respuesta del BCRA, el defensor del Pueblo de la provincia de Santa Fe, Raúl Lamberto, resolvió enviar a la Asociación de Bancos Argentinos (Adeba), la Asociación de Bancos Públicos y Privados de la República Argentina (Abappra) y la Asociación de Bancos de la Argentina (ABA) sendas misivas para poner en conocimiento de esas instituciones las gestiones realizadas en el marco de la Asociación de Defensores del Pueblo de la República (Adpra) ante las numerosas presentaciones de tenedores de créditos UVA e instándolas a adoptar una serie de medidas propuestas “con el único fin de brindar soluciones posibles que tiendan a paliar la realidad de los tomadores de créditos hipotecarios bajo la modalidad UVA”.

Todo ello en virtud de que “de la respuesta recibida de parte del Banco Central deja en claro que no existen impedimentos normativos y/o reglamentarios para la adopción de medidas conducentes a morigerar el valor de las cuotas mensuales”.

La propuesta

La propuesta, consensuada por los defensores del Pueblo, establece en un primer lugar la “morigeración al máximo posible de la tasa de interés que percibe entidad financiera otorgante del crédito por sobre el incremento que tiene el UVA por inflación”. También exhorta a “permitir reducciones de accesorios a cuotas, tales como no obstaculizar el contratar seguros a menor valor en caso de los obligatorios o la eliminación de otros productos bancarios no necesarios y que fueran originariamente contratados”.

Asimismo, insta a las autoridades nacionales y a las entidades bancarias a “evitar intimaciones a los deudores conminando a prorrogar plazos o renunciar a esa posibilidad establecida legalmente”. Y, por último, propone “permitir a cada tomador de crédito en forma voluntaria e individual que reduzca la cantidad de UVA que abona mensualmente, producto de comparar la relación de ingresos actuales con la históricamente vigente al momento del tomar el crédito, hasta encontrar el equilibrio inicial”.