Buenos rendimientos del maíz de primera en el centro norte

Buenos rendimientos del maíz de primera en el centro norte

Informe de Estimaciones Agrícolas para el Centro Norte de la Provincia de Santa Fe, correpondiente a la semana comprendida entre el 6 y 12 de marzo de 2019, que difunde la Bolsa de Comercio de Santa Fe.

Se destacan los buenos rendimientos que se están obteniendo con el maíz de primera, en los lugares en que las condiciones de piso y climáticas, lo permitieron cosechar. Asimismo, se están desarrollando bien los cultivos de soja de primera.

INFORME DE LA BOLSA DE COMERCIO DE SANTA FE

Situación al 12 de Marzo de 2019

CLIMA y SUELOS

Condiciones de inestabilidad climática, altas temperaturas y un frente de tormenta, con precipitaciones alternaron con días soleados, nubosidad variable, humedad ambiente y temperaturas medias diarias, fueron las características que se manifestaron durante la semana.

La particularidad de este paso del frente de tormenta, con precipitaciones de variadas intensidades, fue que no registró ráfagas de vientos intensos ni caída de granizo, que fueron un común denominador en áreas o sectores, durante todo el verano.

Los montos pluviométricos fluctuaron entre 05 y 70 mm, siendo 30 a 35 mm el promedio generalizado en todos los departamentos del área de estudio. El registro máximo mencionado se produjo en el departamento General Obligado.

Las actividades de seguimiento y monitoreo, fueron interrumpidas por las precipitaciones por tres días, reanudándose gradualmente a medida que las condiciones de transitabilidad lo fueron permitiendo.

Los perfiles de los suelos se encontraron con buena carga de agua y disponibilidad para el período de mayor demanda de los cultivos, aunque todavía se mantuvieron encharcadas y anegadas las áreas más bajas y deprimidas.

 

SOJA TEMPRANA

El 80 % de los cultivares se encuentra en estado bueno a muy bueno, con lotes excelentes, expresando todo su potencial, un 10 % en estado bueno a regular y el 10 % restante, en estado regular a malo, manifestando el impacto y los inconvenientes sufridos por los eventos climáticos. La fluctuación entre estados bueno a regular / regular a malo, estuvo dado especialmente en las áreas deprimidas y bajas topográficamente, que de acuerdo a la variación de las condiciones climáticas (precipitaciones) nuevamente se encontraron encharcadas y anegadas.

Las precipitaciones que se registraron en la semana y regularmente fueron concretándose, fortalecieron y cubrieron la demanda hídrica de los cultivares, siendo buena a muy buena la disponibilidad de agua útil en todo su desarrollo y especialmente en el período crítico, cuyos estados fenológicos fueron: fin de floración y fructificación.

La condición sanitaria, hasta la fecha, no ha presentado inconvenientes, desarrollándose todo bajo controles de monitoreo y seguimiento.

A días del comienzo del proceso de cosecha, las expectativas van en aumento en el sector productivo, con probabilidad cierta de buenos rendimientos y calidad del producto.

 

SOJA TARDIA

Se continuaron realizando los controles de malezas e insectos, con buenas condiciones climáticas, hasta que éstas variaron a inestabilidad y precipitaciones, afectando el piso de los predios y la accesibilidad a ellos.

Estas actividades se reiteraron semana tras semana, por el amplio cuadro de situación y de estados fenológicos de los cultivares que se desarrollaron en la campaña.

El cultivo siguió creciendo bajo los dos escenarios observados y que fueron ya enunciados y que se recuerdan:

a) con consecuencias e impactos de importancia, por el período húmedo, con retraso en la fecha de siembra, poco desarrollo de estructura de plantas, heterogeneidad e irregularidad de los lotes, mortandad y baja densidad de plantas.
b) con bajo a nulos indicadores de los eventos climáticos, observándose muy buen desarrollo, homogeneidad, uniformidad de lotes y buenas estructuras de plantas.

MAÍZ TOTAL (campaña 2018/2019)

Se estimó una superficie sembrada de 184.500 ha.

Unas 89.000 ha correspondieron a los lotes sembrados en primera instancia, denominado maíz de primera, el cual de acuerdo al área de estudio tendría dos usos, un porcentaje a grano para futura venta comercial y el otro porcentaje como forraje, para consumo animal bovino.

Otras 95.500 ha correspondieron a las parcelas sembradas en segunda instancia, denominado maíz de segunda o tardío.

Maíz temprano (de primera)

El proceso de cosecha continuó avanzando a ritmo lento en todos los departamentos, pero fue nuevamente interrumpido. Las precipitaciones registradas en los últimos quince días, generaron inconvenientes, fundamentalmente el condicionamiento del piso de los lotes y los porcentajes de humedad de grano de los cultivares.

El progreso logrado hasta la fecha fue del 45 % lo que representa unas 30.000 ha, aproximadamente.

Lo cosechado se hizo con humedad del grano aceptable a levemente húmedo, manteniéndose los rendimientos y obteniéndose:

• En los departamentos General Obligado y Vera rendimientos promedios máximos que fluctuaron entre 50 – 65 qq/ha y mínimos de 35 a 40 qq/ha;

• En los departamentos San Justo, San Javier, Las Colonias, Castellanos, La Capital y San Cristóbal rendimientos promedios 70 – 80 a 95 qq/ha, con un máximo de 105 qq/ha,

• En los departamentos San Martín y San Jerónimo, comenzaron a registrarse los primeros rindes y los mismos fluctuaron entre 95 – 100 – 110 qq/ha, con un máximo de 115 qq/ha.

Se estimó que el rendimiento promedio sería de 86 a 88 qq/ha, superior en 10 a 11 qq/ha, al obtenido la campaña anterior.
Los cultivares con destino a grano comercial, un 90 %, presentaron un muy buen estado a excelente, un 7 % en estado regular y el 3 % restante en estado regular a malo, consecuencia de los eventos climáticos registrados.

 

Maíz tardío (de segunda)

La buena disponibilidad de agua útil en los perfiles de los suelos, permitieron un desarrollo y crecimiento normal, pero los sembrados al final del período, un cierto porcentaje a fines de enero y comienzo de febrero, no presentaron inconvenientes.
Los lotes sembrados al inicio de la campaña, en estados reproductivos, en ciertas áreas de los departamentos del centro, evidenciaron una variación en el desarrollo de espigas y granazón, característica atribuída a condiciones de estrés hídrico y calórico registradas puntualmente a mediados de febrero, situación que se continuaría monitoreando.

ARROZ

El proceso de cosecha continuó lentamente su ritmo, alcanzándose un progreso del orden del 35 % de lo implantado, lo que representó 11.200 ha.

Las variedades de ciclo corto estarían llegando a su fin en el proceso de recolección, con un rendimiento promedio de 5.200 kg/ha.

Se observó una mejoría en las variedades de ciclo intermedio, que florecieron a fines de enero, como consecuencia de las condiciones imperantes.

Ante ello, los rendimientos promedios, fluctuaron entre 5.500 y 6.000 kg/ha.

No se observaron problemas sanitarios de importancia, como piricularia, en función de la excesiva humedad. Sí se observan enfermedades de fin de ciclo como podredumbre de tallo y tizón de vainas.

ALGODÓN

En la semana y a medida que las condiciones climáticas lo permitieron, continuaron las aplicaciones de herbicidas, reguladores de crecimiento y de insecticidas.

En lotes muy puntuales, continuó el proceso de cosecha que había comenzado la semana anterior pero interrumpida por las precipitaciones y condiciones ambientales desfavorables para dicha actividad.

Continuó el monitoreo y seguimiento de los lotes, para la detección de los daños del picudo, sobre todo en los predios en floración.

En el área algodonera oeste la realidad enunciada en los informes anteriores no sufrió modificaciones, situación que se mantuvo y los cultivares se fueron evaluando para cada caso en particular y de acuerdo a ello se decidió o decidirían aplicaciones de control. Estas mismas estarían reguladas por la relación costo – beneficio, que definiría el ciclo del cultivo en cada lote.

 

SORGO GRANIFERO

Un 90 % de los cultivares se encuentran en estado bueno a muy bueno, un 8 % afectado por los excesos hídricos, con ciertos grados de recuperación debido a las condiciones climáticas de la semana y un 2 % con consecuencias irreparables.

El cultivo continuó su desarrollo y crecimiento, sin inconvenientes ni problemas sanitarios bajo condiciones óptimas de humedad y temperatura, con un amplio rango de estados fenológicos, como consecuencia de las condiciones climáticas que reinaron en el período de siembra.