Allanaron un mercado por supuesta estafa y secuestraron 113 tarjetas de planes sociales

Allanaron un mercado por supuesta estafa y secuestraron 113 tarjetas de planes sociales

La PDI por orden del fiscal Gustavo Latorre allanó el mercado de bienes de consumo en La Gallareta denominado Despensa Cena.

A raíz de la denuncia de una mujer con domicilio en la localidad, el titular de la Unidad Fiscal Vera dispuso el allanamiento del minimercado situado en la zona urbana del pueblo, en el marco del cual la Policía de Investigaciones secuestró 113 tarjetas pertenecientes a beneficiarios de planes sociales.

La denunciante, cuya identidad se mantiene en reserva, expuso ante sede policial que, supuestamente, el propietario del negocio le mantenía retenido el plástico y hacía caso omiso a los reiterados pedidos para que se lo devolviera.

Cansada de que sus reclamos no fueran escuchados, decidió impulsar la denuncia que desembocó en el allanamiento del comercio Despensa Cena, propiedad de J. A. Dalla Fontana, hijo de la expresidenta comunal Mirta Cena.

La PDI fue en busca de la tarjeta (que en realidad eran dos, una del plan Madre de Siete Hijos y la restante de otro plan social) y en el operativo dio con 113 plásticos más que obraban en poder del comerciante: de planes sociales y también de débito.

De ahí en más, el fiscal Latorre estimó pertinente la devolución de la tarjeta a la mujer que radicó la denuncia penal, mientras avanza en la sustanciación de la causa caratulada, en principio, como estafa y retención indebida.

Además, en la mañana de hoy comisionó a la PDI para que cite a cada uno de los propietarios de la tarjetas halladas a que se presenten en sede fiscal a los fines de determinar si fueron obligados o no a dejar sus herramientas de cobro de haberes en manos del acusado.

Latorre dijo a InfoVera que la audiencia imputativa para el tal Dalla Fontana se llevaría a cabo una vez concluida la feria judicial de verano, ya que no existe urgencia debido a que no hay personas detenidas.

El fiscal sospecha que los plásticos podrían haber sido retenidos como garantía de pago. Esto es: la gente retiraba mercadería, pero para asegurarse el cobro el comerciante quedaba en poder de los mismos y del PIN (la clave alfanumérica), que luego utilizaba para abonarse a sí mismo las provistas de bienes. Algo así como pescar en una pecera…

Si bien la causa avanza por la existencia de la denuncia que la originó, resta saber ahora si el resto de los beneficiarios citados a declarar efectúan reclamos penales o si alegan que dejaban las tarjetas voluntariamente en manos del titular de Despensa Cena.