Daniel Altamirano emocionó a Calchaquí

El cantautor mendocino fue el broche de oro del festival realizado en la Escuela Nº 448.

También actuaron artistas locales.

Analía Dotti le entregó un libro que resume la historía del establecimiento.


El sábado 16, alrededor de las 22:30, dio comienzo un festival musical organizado por la Asociación cooperadora de la escuela Nº 448. Ante un nutrido público se realizó la apertura del evento con las danzas folclóricas del Ballet dirigido por Juan Carlos Ferreira, que le puso una encantadora mística a cada interpretación.
Luego el escenario se vistió de chamamé tradicional, con la puesta en escena de Maximiliano Diez y su conjunto. Su actuación comenzó con el tema de Sixto Ríos «Merceditas», luego sonaron canciones propias del genero chamamecero popular como «Puerto Tirol», «Las tres Marías» de Mario Millán Medina, «La Cau», «Galopera» y «Kilómetro 11», por solo nombrar algunas de las interpretaciones. El público coronó con fervorosos aplausos el final de cada canción del grupo integrado por Germán Finós (Guitarra), Javier Armando (Bandoneón), Maxi Diez (Acordeón), Vanesa Cornut (guitarra y voz) y Gonzalo Cornut (guitarra y voz).

Luego fue el turno del reconocido trío chamamecero compuesto por Ramón Albornoz y Héctor Burguener en guitarra y voz y el acordeón de «Pocho» Barbero. Consagrados como grandes músicos de la ciudad, demostraron sus dotes al ejecutar sus instrumentos. En cada nota la noche se poblaba de recuerdos de artistas y personajes locales como «Susu» Lazzaroni, Isidorito Gutiérrez, «Piojo» Burguener y otros.

Promediando la medianoche, llegó el folclore romántico con la presentación de Daniel «Cucho» Bazán. Interpretó canciones de Jorge Rojas y Abel Pintos. La banda se compone por Santiago Segovia (Teclados), Carlos Santillán (Guitarra eléctrica), Pablo Bazán (Bajo) y Gabriel Bazán (Batería).

Finalmente la velada se cubrió de gala con la actuación estelar del cantautor mendocino Daniel Altamirano, que hizo un recorrido por su vasto repertorio. Fue recibido con un colorido aplauso y un público de pie que acompañó cada interpretación con mucha emoción. Canciones como «Dulce dolor», «El viaje de Maradona», «Amantes de Córdoba», «Crepúsculo», «Serenata del Amor Callado», «Dios a la una» y «La Oma», hicieron cantar y aplaudir a los asistentes. En varios tramos del espectáculo, expresó su deseo de reunirse con sus hermanos Mario y Julio para reeditar el grupo Los Altamirano, con los cuales comenzó su carrera artística en 1969.

Durante su presentación, la directora de la institución anfitriona, Analía de Dotti, le entregó un libro con la historia de la escuela. Agradeció tal gesto diciendo que «los libros hacen bien a los pueblos. Si nuestra juventud tuviese más maestros, es decir, si los gobiernos se preocuparán por apoyar más a los docentes, este sería un país mucho mejor. Porque aquel chico que no se educa es ignorante de cómo interpretar las cosas de la vida». Además el cantor Elvio «Toto» Armas le obsequió un cuadro con la fotografía de sus hijos del año 1977.

Fuente: Revista Rescatados / Red de Medios