/

Mejora la situación en Villa Guillermina

Por ahora el pueblo no corre peligro de quedar aislado.

Desde el gobierno local se informó que solo permanecen anegados caminos vecinales del oeste del distrito.

Aclararon que nunca se cortó la Ruta 100 S que une al pueblo con la Ruta Nacional 11.

El presidente comunal de Villa Guillermina, Eduardo Scarpín aseguró este mediodía a El Litoral que la situación luego de crisis hídrica vivida en los primeros días de esta semana por el desborde de algunos arroyos en ese distrito tendía a estabilizarse debido a que no se produjeron lluvias ni ayer ni hoy.

El Rabón y Los Amores, dos cursos de agua que surcan el territorio guillerminense, colectan agua que escurre desde el Chaco donde se registraron precipitaciones de importancia, in hecho que influyó negativamente en la crecida de estos arroyos además de abundantes lluvias caídas en el norte de Santa Fe.

Scarpín indicó que la Ruta 100 S que comunica a Villa Guillermina con la Ruta Nacional 11 nunca estuvo cortada. “Sí el agua de arroyo Los Amores estuvo a pocos metros de la traza pero nunca llegó a cortarla, nunca quedamos aislados”, aseguró el funcionario, deshechando así algunas informaciones que dieron cuenta en forma errónea sobre el tema.

El titular comunal explicó que los cortes por excesos hídricos se produjeron en la zona oeste del distrito, en caminos y rutas de calzada natural: “Están cortadas las rutas 261 y la 89 que va a Villa Ana, por la crecida de El Rabón; la 30 – en el paraje conocido como el Yugo Quebrado – que va a Los Amores, en el departamento Vera, porque el arroyo cruzó por arriba del camino”.

De todas formas, insistió en aclarar que este viernes el panorama era más alentador dado que “hay viento y sol en la zona y eso favorece la situación en general, de los casi 300 evacuados, autoevaluados y anegados en sus casas, tanto en la zona rural como urbana, solo quedan unas 6 o 7 familias, el resto ya pudo regresar a sus hogares”.

De todas formas, estamos atentos con la gente de Vialidad, el Ministerio de Desarrollo Social y Protección Civil local y provincial porque si llegasen a caer a 50 milímetros de golpe todo se podría complicar, aunque por ahora las condiciones del tiempo son óptimas, manifestó Scarpín.

En cuanto a las previsiones, dijo que está preparado un sistema de alerta y una logística integrada por bolsas de arena para contrarrestar en caso de ser necesario algún desborde fluvial. “Además, Vialidad no aportó combustible para trabajar en desagües, y hemos solicitado al gobierno provincial colchones y mercadería, como así también un lancha con motor para recorrer y llegar a lugares que a veces se hacen de imposible acceso”, consignó.