13 días: la búsqueda de Rosalía Jara entró en un punto muerto

13/07/17  // 
Busqueda
Busqueda

Los perros buscan pero no encuentran. La policía rastrilla cada rincón pero no hay rastros. Los drones escudriñan los recovecos de arroyos y montes, pero nada.

Tras 13 días de la desaparición de Rosalía Jara de su hogar en Fortín Olmos, las probabilidades de dar con la joven parecen reducirse a un golpe de suerte, toda vez que la profusa logística de seguridad empeñada en hallarla, más la investigación judicial en marcha, parecen haber ingresado en una vía muerta.

No hay avances. Con el correr de tantos días de búsqueda y varias hipótesis analizadas, descartadas y vueltas a poner en vigencia, el paradero de Rosalía es una incógnita cada vez mayor.

Los perros de la policía, adiestrados en rastrear por olfato, van y vienen hasta la garita donde, dicen, se la vio por última vez. Pero no pasan de allí. En esa garita comienza y termina todo en este caso que conmociona a Olmos y a toda la región.

Según fuentes consultadas, los canes pueden seguir el olor de una persona buscada por entre 3 a 7 días con un nivel de certeza aceptable. Después, todo se vuelve más incierto.

En montes, esteros, cañadas y arroyos se desplega la búsqueda. Hasta con ayuda de drones se trata de encontrar el más mínimo indicio. Pero todo vuelve a cero y con el trascurrir de tantas horas de pesquisa, en condiciones adversas por el mal tiempo y la realidad del terreno de la Cuña, el cansancio comienza a hacerse visible en las patrullas policiales.

“La verdad es que vamos y venimos pero no hay nada, no hay pistas, datos ciertos ni ninguna otra cosa que no ayude a saber de ella”, confió una fuente del caso.

¿Dónde está Rosalía Jara? ¿Qué fue de ella? ¿Por qué no aparece? 13 días después nadie tiene las respuestas. Como si se la hubiera tragado la tierra.

A %d blogueros les gusta esto: