Dos proyectos para fortalecer la política de vivienda del Estado santafesino

06/09/12  // 
Benas
Benas

La diputada Verónica Benas presentó dos iniciativas para fortalecer la capacidad de intervención del Estado en materia de hábitat y vivienda.

Propone la creación de un registro de alquileres, la bancarización de estos contratos y la aplicación de un impuesto progresivo para las locaciones que superen un porcentaje del Salario Mínimo, Vital y Móvil. También promueve que parte de los recursos de la Reforma Tributaria sean afectados a la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo.

El primer proyecto tiene como objetivo garantizar la sustentabilidad social de locaciones urbanas y rurales destinadas a casa-habitación. Para ello dispone la creación de un Registro Provincial de Propietarios de Inmuebles y de un Registro Provincial de Locaciones Urbanas y Rurales para Casa-Habitación o Vivienda. En ellos se deberá informar la existencia de todo tipo de construcción potencialmente utilizable y/o utilizada para locación urbana o rural como casa-habitación o vivienda. También deberán informarse todos los contratos de locación entre propietarios e inquilinos.

La iniciativa de Verónica Benas, además establece, que todos los contratos de alquiler de inmuebles urbanos o rural de destinados a casa-habitación o vivienda, deberán abrir una cuenta en el agente financiero provincial (hoy Nuevo Banco de Santa Fe S.A.) para realizar el pago de las locaciones contractualmente pactadas. Esta medida permitirá entrecruzar información con los registros antes mencionados, con el objetivo obtener un mayor grado de conocimiento sobre la situación habitacional y del mercado de alquileres.

Por otra parte, este nuevo sistema se complementa con la creación de una Tasa Provincial de Registro de Locaciones Urbanas y Rurales para Casa-Habitación o Vivienda, la que se pagará por única vez al momento de registrar un contrato y estará a cargo del propietario. Para evitar abusos, el proyecto establece que “todo procedimiento detectado que implique la traslación del monto de dicha tasa al canon locativo, será penado con una multa equivalente a diez veces el cargo transferido”.

También se dispone la creación de un impuesto denominado “Fondo de Desarrollo Habitacional”, el que será destinado íntegramente a la Dirección Provincial de Vivienda y Urbanismo y servirá para establecer un mecanismo de regulación sobre el precio de los alquileres destinados a casa-habitación o vivienda.

Este impuesto se aplicará sobre la parte del alquiler mensual que supere el 55% (cincuenta y cinco por ciento) del Salario Mínimo, Vital y Móvil vigente en ese momento. El gravamen será retenido por el agente financiero cada vez que el inquilino abone el canon locativo. La alícuota fijada para este Fondo de Desarrollo Habitacional será de 25 % (veinticinco por ciento).

“Uno de los efectos que buscamos con esta iniciativa es darle sustentabilidad social al sector inmobiliario, definiendo límites implícitos para los montos de los alquileres de viviendas”, explicó la diputada Benas. “El impuesto que estamos proponiendo servirá para disuadir a los propietarios de pedir un canon locativo que no sea compatible con la realidad social existente o con el poder adquisitivo de los locatarios”.

En la provincia se construyen viviendas, individuales y en altura, a buen ritmo desde el año 2003, pero ese crecimiento de la oferta no ha generado nuevas posibilidades de acceder a la casa propia o alquilar a precios razonables. Este crecimiento económico y urbano no planificado ni regulado, condiciona a una parte importante de la población, particularmente a la de ingresos medios y medios bajos, que no encuentre soluciones a sus problemas habitacionales en la oferta que hoy brinda el mercado. Las barreras de acceso que impone el sistema financiero, sumadas a la brecha cada vez mayor entre los ingresos familiares y el valor de las propiedades o alquileres, plantean un escenario de mayores dificultades para quienes necesitan una vivienda.