Ecuador otorgó asilo diplomático a Julian Assange

16/08/12  // 
Foto
Foto

El canciller Ricardo Patiño anunció la decisión del Gobierno ecuatoriano de protegerlo, dados los “indicios de persecución política”, según dijo, que sufre el fundador de WikiLeaks. Reino Unido pretende extraditarlo a Suecia

 

Según Patiño, el Gobierno ecuatoriano ha considerado en su decisión el peligro que corría Assange si era extraditado a Suecia, después de ser enviado a los Estados Unidos, donde existía la posibilidad de que tuviera un juicio injusto o, incluso, condenado a cadena perpetua o a muerte.

 

“Julian Assange es un profesional de la comunicación galardonado (…), que compartió con el público información privilegiada que afectó a funcionarios, países y organizaciones”, valoró Patiño. Por eso, “confía en que el Reino Unido otorgue el salvoconducto para Assange, respetando los lazos de respeto mutuo con Ecuador”.

 

“El derecho al asilo y refugio están garantizados por la Constitución ecuatoriana (…), amparada en los requerimientos internacionales”, afirmó el canciller al constatar que Assange no cuenta hoy por hoy con garantías en su propio país, Australia. Reconoció, además, que esta protección crea obligaciones para todos los Estados.

 

Patiño recordó que “se han mantenido diálogos con Suecia y el Reino Unido desde que se pidió asilo”. Ecuador es consciente, en palabras del diplomático, de que la justicia sueca ha tenido una actitud contradictoria que no beneficia un juicio justo a Assange. “Ecuador pidió a autoridades suecas que tomen declaración de Assange en embajada ecuatoriana en Londres (…) Suecia no aceptó”, indicó.

 

Durante la conferencia de prensa, Patiño rechazó, además, la “abierta intención [de Reino Unido] de utilizar de manera discrecional el uso de la fuerza como método de resolución que hasta ahora se había articulado a través de cauces amistosos y diplomáticos”.

 

“El Reino Unido no ha cedido un ápice para encontrar una solución diplomática satisfactoria para todas las partes”, afirmó, y consideró el comunicado de este país, en el que se amenazaba con ingresar en la sede diplomática ecuatoriana, “un ataque sobre la soberanía ecuatoriana”.

 

“Ecuador no ha recibido ninguna disculpa por parte del Reino Unido”, afirmó Patiño para anunciar que ha pedido a los países que integran el ALBA y la Unasur que se reúnan para tratar el caso.

 

Instantes antes de la conferencia de prensa de Patiño, el presidente ecuatoriano anunció desde su Twitter que sería el canciller el encargado de anunciar la decisión de su Gobierno. “Nadie nos va a atemorizar”, aseguró.

 

A la espera de la decisión ecuatoriana, policías británicos y manifestantes que coreaban frases en apoyo de Assange forcejeaban en las afueras de la embajada ecuatoriana en Londres. Al menos tres manifestantes fueron removidos por oficiales de policía mientras la multitud coreaba: “Están tratando de iniciar una guerra con Ecuador”.

 

El Gobierno de David Cameron aseguró el miércoles que tiene la “obligación legal” de extraditar al periodista a Suecia, país que lo reclama por supuestos delitos sexuales, tal y como ha decidido el Tribunal Supremo británico, máxima instancia judicial del país. Correa ha cuestionado, en cambio, aspectos del sistema jurídico europeo, como que se requiera la extradición de Assange a Suecia cuando no ha sido acusado ni sentenciado.

 

“Piden la extradición para interrogarlo, y por ser extranjero al ser interrogado, tiene que estar detenido, eso es inaudito en América Latina”, aseguró Correa. El Presidente afirmó que la extradición en Ecuador y en el resto de la región requiere como requisito fundamental una sentencia ejecutoriada.

 

La Fiscalía sueca, por su parte, no ha querido pronunciarse sobre la eventual concesión de asilo de Ecuador al fundador de WikiLeaks, Julian Assange, al que la justicia del Reino Unido ha decidido extraditar a Suecia por supuestos delitos sexuales.

 

“No vamos a hacer ningún comentario al respecto. Tampoco después de la decisión de Ecuador. Sólo nos pronunciaremos en el caso de que Assange sea definitivamente extraditado a Suecia”, explicó la vocera de la Fiscalía. El fundador del portal WikiLeaks ingresó a la embajada de Ecuador en Londres el 19 de junio, después de agotar las opciones legales contra un pedido de extradición a Suecia.

 

El Ejecutivo británico ha indicado que puede ampararse en una ley de 1987, que le permite revocar el estatus diplomático de una embajada, algo que Ecuador ha calificado de “amenaza”. “Nosotros no somos colonia británica (…), los tiempos de la colonia han terminado”, contestó el canciller ecuatoriano, Ricardo Patiño.

 

El Reino Unido presiona a Ecuador para proseguir con su proceso de extradición a Suecia, aunque en realidad Quito tiene el derecho de concederle el asilo político a Assange.

 

El australiano de 41 años despertó la ira de los Estados Unidos después que su sitio web publicó miles de documentos reservados y secretos, poniendo en aprietos al servicio diplomático estadounidense y de otros países en 2010.

 

Fue entonces cuando surgió una denuncia en Suecia que lo reclamaba por presunta violación y acoso de dos mujeres. Estas acusaciones surgieron tras la difusión de los cables diplomáticos.

 

Tres tribunales británicos, el último el Supremo, fallaron a favor de su entrega a Suecia a partir de una orden dictada por un fiscal, pese a que la defensa de Assange alegó que debía proceder de un juez.

 

Assange estaba en arresto domiciliario desde que comenzó su proceso legal, hospedado por uno de sus partidarios en una casa en la campiña inglesa, y nunca ha sido imputado en el Reino Unido.

 

Assange ya expresó sus temores de que una eventual deportación a Suecia abriría las puertas para una nueva deportación, esta vez a los Estados Unidos, donde sería procesado por la divulgación de los documentos secretos.