Renovado reclamo por la reactivación de los Bajos y la zona norte del litoral

Dirigentes y funcionarios santafesinos, con presencia de pares chaqueños. volvieron a fundirse en un reclamo conjunto. La reunión se realizó en Villa Guillermina, ayer. Es la segunda después del encuentro fundacional de Gato Colorado. 

Renovando el compromiso asumido en oportunidad de recorrer en toda su extensión la Ruta Transversal Provincial Nº 30, las comunidades del norte santafesino y sureste chaqueño se reunieron ayer en Villa Guillermina, para expresar el “sentido de integración regional, a través del trabajo mancomunado en el cual se fijen objetivos que permitan el desarrollo armónico y sostenido para esta región del país y la búsqueda de estrategias que permitan alcanzarlos a través del diseño de políticas de Estado, tanto de la Nación como de las provincias involucradas”.

Estuvieron presentes Villa Guillermina, Villa Ocampo, Los Amores, Gato Colorado, Villa Ana, El Sombrerito, Arroyo Ceibal, Tacuarendi, San Antonio de Obligado, Las Toscas, El Rabón y Florencia, por la Provincia de Santa Fe, y Santa Sylvina, Coronel Du Graty, Puerto Tirol, Basail y Cotelai, por la Provincia del Chaco; por las instituciones: CORENOSA, Comisión Puerto Ocampo, Comisión Bajos Submeridionales de Villa Guillermina; diputado nacional Juan C. Forconi, ex gobernador Jorge Obeid, senador provincial Orfilio Marcón, autoridades de la Provincia del Chaco: presidente de APA, Cristina Magnano, subsecretario de Infraestructura, Jorge Franco, subsecretario de Municipios, Fabian Moran, subsecretario de Planificación, Elina Serrano, administrador de la Dirección de Vialidad Provincial del Chaco, Ing. Carlos Edgar Kutnich; y por el Gobierno de Santa Fe: coordinador del Nodo 1, Ing. Osvaldo Fatala, coordinador de los Bajos Submeridionales, Pablo Zancada, director regional de Vialidad Provincial, Osvaldo Sánchez.

Por segunda vez, los representantes manifestaron la “necesidad de la pavimentación de la Ruta Provincial Nº 30, vía de comunicación transversal que permite vincular una extensa región de las provincias de Santa Fe, Chaco, Santiago del Estero y gran parte del NEA y NOA”.

Ruta 30

“Ya expresábamos en el documento suscripto en el encuentro realizado en Gato Colorado, en el extremo noroeste de la provincia de Santa Fe, el 11 de mayo de este año, la importancia de esta ruta como motor del tránsito de la producción regional y cuya pavimentación permitiría la integración de comunidades hoy aisladas y olvidadas que tienen una importante producción agropecuaria y, además, permitiría abaratar costos en el transporte, además de descongestionar las rutas de orientación norte-sur que confluyen, fundamentalmente, en los grandes centros urbanos y portuarios como Rosario y Buenos Aires”, redactaron en un documento conjunto.

También planteábamos en ese documento la necesidad de potenciar, a partir de contar con una ruta transversal de tránsito permanente, las inversiones en obras de infraestructura, reorientando el sentido de sus rutas para permitir la industrialización en origen de la materia prima que se produce y la salida de la producción por una vía de comunicación muy eficiente y notoriamente menos costosa como la vía fluvial, expresaron.

Puerto Ocampo

En este sentido, debe ponderarse que a escasos kilómetros del extremo este de la Ruta Provincial Nº 30 y su continuidad por Ruta Provincial Nº 100-S se encuentra el Río Paraná con la posibilidad de rehabilitación del Puerto Ocampo, que “permitiría culminar una vía de comunicación e integración estratégica como lo demuestra la historia de nuestros pueblos que conocieron épocas florecientes cuando el Puerto Ocampo tenía actividad”.

Resultan obvias – sostuvieron los dirigentes – las consecuencias que provocaría la concreción de estas obras de infraestructura en esta vasta región de la geografía argentina, como la generación de puestos de trabajo que revertirían el proceso de emigración de amplios sectores de la población por otro de contención y realización personal y colectivo en el hábitat que le es propio a cada uno de los habitantes de la región.

Bajos Submeridionales 

Además, mencionaron la necesidad imperiosa de recuperar el humedal de los Bajos Submeridionales, gravemente dañado por la canalización de los tramos II, III y IV, y permitir así la recuperación de tierras y una correcta utilización de las aguas en beneficio de la producción y del propio consumo humano.

Consideramos que estas obras, enmarcadas en los objetivos que como autoridades institucionales de la región nos planteamos y que hemos incluido en el Plan Estratégico Provincial Santafesino, “deben incluirse también en programas nacionales, como el Plan Estratégico Alimentario 2 (P.E.A. 2)”, expusieron.

Energía

También consideraron como “insumos esenciales” para lograr la integración plena de la región, la generación y provisión de energía eléctrica, en cantidad y calidad adecuadas y la potencialidad en nuestra zona de contar con la biomasa forestal como combustible renovable, que contemplen, además, costos que alienten a la actividad productiva y mejoren la calidad de vida de los habitantes de la región.

“Para asegurar la comunicación, conservar y profundizar los valores culturales que la identifican”, solicitaron una “política amplia, plural y abarcativa” a partir de la aplicación de la Ley de Medios Audiovisuales con la existencia de una delegación de AFSCA que se asiente en la región y considere estas necesidades y particularidades que permitirán el arraigo de los pobladores en su hábitat natural, teniendo en cuenta que por cercanía la única comunicación es con AFSCA NEA.

Objetivos 

“Renovamos pues, hoy (por ayer) aquí en Villa Guillermina, nuestro compromiso con estos objetivos” que, a través de acciones conjuntas, podremos alcanzar si trabajamos con convicción y tenemos la capacidad para transmitir y convencer a los gobiernos provinciales y al gobierno nacional de la necesidad de considerar estas obras fundamentales para el desarrollo de esta región a la que pertenecemos, expresaron.

Debemos trabajar – acotaron – para garantizar la “integración intra e interregional, para que dejemos de ser una zona marginal y aislada, y, como decíamos en el documento de Gato Colorado, para que la emigración, el desarraigo, el atraso sean un triste y doloroso capítulo de nuestra historia de postergaciones” y para que el sentido de pertenencia social y cultural, la realización de un proyecto individual y colectivo dentro del hábitat que constituye el espacio natural de desarrollo de las actividades de cada hombre y de cada mujer sean, a partir de este compromiso que asumimos, las características salientes y definitorias de un nuevo tiempo de nuestra historia como región.

Reclamamos, entonces, “una respuesta acorde de nuestras autoridades provinciales y nacionales para concretar este proceso de inclusión, de integración y de construcción colectiva” que lo demandan nuestras comunidades como un acto de reparación y de justicia, concluyeron.